Salud, el calmante de las inversiones

El objetivo de esta megatendencia es captar las oportunidades derivadas del envejecimiento

Salud, el calmante de las inversiones

El Covid también preocupa a los inversores, que han pasado estas semanas subidos a una montaña rusa de pérdidas y ganancias. Caídas históricas en marzo, a las que siguieron semanas de recuperación, para volver a los descensos en junio, aunque logró salvar el mes con un alza del 2%. Pero en este panorama ha habido un área que se ha defendido muy bien, la de la salud.

De los 11 sectores que componen el índice MSCI World (índice de referencia de la renta variable global), el sanitario fue el que mejor se comportó durante el primer trimestre del año, con una caída del 10,8% frente al desplome del 20,1% de la media del resto.

“Aunque es un sector que históricamente obtiene mejores retornos en fases de recesión y combina características tanto defensivas como dinámicas, el comportamiento en este trimestre ha sido superior al observado en otras crisis. Quizá la intensa lucha para salvar la crisis sanitaria que estamos viviendo y la alta demanda de productos y servicios relacionados con el sector (vacunas, test, respiradores, aplicativos médicos...) estén detrás de este mejor performance [resultado]”, analiza Ismael García Puente, gestor de inversiones y selector de fondos en Mapfre Gestión Patrimonial.

Buenas perspectivas a las que hay que sumarles, además, que si la actividad ya se caracterizaba por un alto gasto público y privado, la partida sanitaria de 2020 debería superar todas las expectativas.

Las cifras

7.000 medicamentos se encuentran en fase de desarrollo clínico en todo el mundo.

200 millones de personas mayores de 65 años habrá en Europa en 2050.

Lo cierto es que la salud, normalmente conjugada con la demografía y el envejecimiento (con más población en el mundo, y de más edad, más gente necesitará atención sanitaria), se ha convertido en una megatendencia de inversión, con cada vez más adeptos. Renta 4, por ejemplo, lanzó hace solo unos meses un fondo con esa base y que incluye en su cartera desde empresas de tecnología sanitaria a farmacéuticas o biotecnología.

Los expertos de DPAM, que cuentan con el fondo DPAM Invest B Equities NewGems Sustainable, que invierte en salud, nanotecnología, ecología, generación Z, E-Society, industria 4.0 y seguridad, resaltan el valor de la especialización y aseguran que les gustan las compañías de calidad, con ingresos recurrentes, disruptivas y que puedan crecer por encima de la media. “La aportación del equipo de analistas interno es también único, con expertos dedicados a áreas tan específicas como la tecnología médica o los ingredientes de la comida”. En telemedicina, tienen en cartera Teladoc, el mayor proveedor de salud electrónica en Estados Unidos, y en asistencia sanitaria, a Amedisys.

El sector puede ofrecer a los inversores un perfil de riesgo-rentabilidad muy atractivo, asegura Olivier de Berranger, director de gestión de activos de La Financière de l'Echiquier, quien resalta que es capaz de superar en rendimiento a los índices a largo plazo. "Desde hace muchos años hay sólidos ejemplos de crecimiento, como AstraZeneca, Novo Nordisk, Thermo Fisher, Sartorius Stedim o Vertex". Un atractivo universo de inversión, una fuente de oportunidades y rentabilidad y, ante todo, garantía para los pacientes.

Normas
Entra en El País para participar