Infraestructuras

Atlantia se recupera en Bolsa mientras se expone a la intervención de sus autopistas italianas

El Gobierno de Conte aborda este martes una eventual revocación de las concesiones de la filial ASPI, lo que se iniciaría con una administración externa

Logo de Altantia en Roma, Italia.
Logo de Altantia en Roma, Italia. REUTERS

Horas decisivas para el futuro de la mayor concesionaria europea de autopistas, la italiana Atlantia. El Gobierno de Giuseppe Conte debate este martes la posible revocación de la red de autopistas de la filial Autostrade per l'Italia (ASPI). Ni a Conte ni a parte del Ejecutivo les ha convencido el plan de remedios presentado por Atlantia para compensar el siniestro del hundimiento del viaducto Morandi, ocurrido en Génova en agosto de 2018 y que costó la vida a 48 personas.

Si no hay nueva oferta in extremis por parte del conglomerado controlado por la familia Benetton, todo parece indicar que el Consejo de Ministros se decantará por iniciar el citado expediente de revocación. El viceministro de Infraestructuras, Giancarlo Cancelleri, ha señalado esta mañana en una entrevista concedida a RAI3 que el primer paso sería el del nombramiento de un administrador externo o comisionado propuesto por el Gobierno. La anulación de las concesiones podría llevarse entre dos y tres años.

La cotización de Atlantia se dejó ayer un 15% en Bolsa, tras lo que la compañía emitió un comunicado manifestando su "esperanza" en que la decisión del Gobierno de Italia sobre la eventual anulación de los contratos concesionales se tome "exclusivamente" a partir de criterios "legales, técnicos, sociales y económicos". El valor se recupera hoy en el parqué de Milán y sube un 1,7% a media sesión después de haber alcanzado una revalorización cercana al 5%.

El viceministro de Infraestructuras, Giancarlo Cancelleri, ha señalado que el primer paso para la revocación de las concesiones de ASPI sería nombrar un comisionado propuesto por el Gobierno

Atlantia, principal accionista de la española Abertis, reclama que se dejen al margen cuestiones políticas e insta a tener en cuenta la relevancia industrial de una empresa con 7.000 trabajadores, 17.000 accionistas y múltiples acreedores.

El viceministro Cacelleri ha asegurado que la revocación de las concesiones no supondría la paralización de sus inversiones en la mejora de sus autopistas. ASPI es la principal concesionaria en Italia con 3.250 kilómetros de autopista bajo gestión hasta 2038. Su contribución al resultado neto de Atlantia ronda el 15%.

3.400 millones de inversión

La propuesta de Atlantia para redimir el siniestro del viaducto Morandi pasa por la inversión de 3.400 millones, desde los 2.900 millones iniciales, en la reconstrucción del puente y mejoras en el resto de vías del país. La compañía también se ha abierto a reducir su participación en Autostrade y dar entrada en su capital a otros inversores para financiar este plan de inversión. En principio, ASPI quedaría en manos del fondo F2i.

Atlantia también pasa por rebajas en los peajes, pero no acepta la posibilidad de que el Gobierno de Italia quedara exento de cualquier responsabilidad que derive en los tribunales por el derrumbe del puente genovés. En este sentido, Atlantia considera que "cada parte debe asumir cualquier responsabilidad, si así se determina, en función de su papel, el de Administración concedente y el de concesionario", indicó la empresa en su carta enviada al Gobierno.

Conocido este plan el pasado sábado, el primer ministro, Giuseppe Conte, calificó la propuesta de "insatisfactoria", anunciando el debate de la posible revocación en el Consejo de Ministros.

El siniestro del viaducto Morandi, sumado a un informe que mostraba que ASPI estaba ofreciendo información falsa sobre el estado del mantenimiento de decenas de puentes en Italia, provocaron la salida del anterior CEO de Atlantia y autor de la opa de Abertis, Giovanni Castellucci, en septiembre del año pasado.

Ahora es al familia Benetton, titular de un 30% de Atlantia a través del holding Edizione, la que está en el punto de mira del Gobierno italiano. Desde el Movimiento Cinco Estrellas se reclama la salida total de Atlantia del capital de ASPI, en la que controla el 88%. El socio de Gobierno Viva Italia es más partidario de la negociación para evitar una batalla de miles de millones de euros en los tribunales. Y Atlantia, por el momento, admite ceder el control, pero se resiste a marcharse del que siempre ha sido su buque insignia.

Normas
Entra en El País para participar