Elon Musk: Tesla está "muy cerca" de la conducción autónoma completa

Elon Musk: Tesla está "muy cerca" de la conducción autónoma completa

No haría falta la interacción del conductor.

Estos días se celebra en la ciudad asiática de Shanghai la Conferencia Mundial de Inteligencia Artificial (IA) y Elon Musk ha querido estar por allí, por lo que ha aprovechado para hablar, precisamente, de un componente de sus coches que tiene mucho de IA como son las tecnologías de conducción autónoma con las que cuentan sus vehículos eléctricos.

Además llueve sobre mojado porque este mismo anuncio que ha hecho en Asia ya lo llevó a cabo hace algunos meses, cuando auguró que a finales de 2019 ese nivel máximo del autopilot de sus EV se habría alcanzado. A pesar de lo que tuvieran que decir las autoridades de seguridad en el transporte de EE.UU. y Europa, así como la legislación de cada uno de esos espacios territoriales.

Estamos "muy cerca"

El autopilot de los vehículos Tesla es un extra que podemos adquirir actualmente cuando compramos cualquier coche y que tiene un coste de unos 7.500 euros. A pesar de que los de Elon Musk hablan de autoconducción, al menos en nuestro territorio, ese pack tiene más que ver con ayudas a la conducción que otra cosa porque nos obligan a estar permanentemente atentos a la carretera y con las manos puestas sobre el volante, por si tenemos que retomar el control.

Aun así, el australiano ha dejado claro que están muy carca de su objetivo, a través de un mensaje en vídeo que transmitió a los asistentes a esa conferencia mundial:  "Estoy extremadamente seguro de que sucederá una autonomía de nivel 5 o esencialmente completa y creo que sucederá muy rápidamente".

Elon Musk: Tesla está "muy cerca" de la conducción autónoma completa
REUTERS

Aunque no dio un plazo concreto, y menos tras haber hecho lo mismo durante todo el año pasado, ahora Elon Musk ha sido más cauto y solo se atrevió a vaticinar que "sigo seguro de que tendremos la funcionalidad básica para la autonomía de nivel 5 completa este año". Es obvio que el destino de sus palabras no estaba tanto en los mercados de EE.UU. y Europa como en el de China, que es al que han llegado en los últimos meses con el objetivo de conseguir rápidamente una cuota de mercado relevante.

El significado que tiene ese máximo nivel de autopilot para Tesla es de vértigo porque supone, de facto, no necesitar la mano del conductor para controlar el coche, que confiaría nuestra seguridad a su sistema de cámaras y sensores, además de, por supuesto, esa inteligencia artificial de la que hablan a estas horas en Shanghai.

Normas
Entra en El País para participar