El mapa de los brotes: regiones confinadas, edificios sellados y medidas restrictivas

Cerca de 300.000 personas en Lleida y Lugo comienzan la semana aislados

El último foco de siete personas se ha detectado en Guipúzcoa

Control policial en la carretera N240 del la comarca del Segria, utilizadaa para ir a las playas de Tarragona.
Control policial en la carretera N240 del la comarca del Segria, utilizadaa para ir a las playas de Tarragona. EFE

La tercera semana sin estado de alarma arranca con cientos de positivos en 46 brotes activos en prácticamente todo el país, a excepción de Asturias y La Rioja, que aún no han localizado ninguno. Para frenar la propagación del virus, los Gobiernos regionales han tomado diferentes medidas. En Lleida y en Lugo, cerca de 300.000 personas comienzan la semana confinados, hay dos bloques de viviendas precintados en Albacete y en Santander y en Aragón, 80.000 vecinos de cuatro comarcas de Huesca y Zaragoza han retrocedido a medidas similares a las de la fase 2 de la desescalada.

Los brotes que más preocupan son los 14 localizados en Lleida, que precipitaron a la Generalitat el sábado a confinar a las 200.000 personas que viven en 38 municipios de la comarca del Segriá durante 15 días. El aumento repentino de casos positivos, que podrían tener su origen en el brote de Huesca, afectan en su mayoría a empresas productoras de fruta, una cárnica y una residencia de ancianos. La Generalitat avisó que el aislamiento perimetral podría extenderse más de dos semanas y que podría decretar medidas más restrictivas, como el aislamiento domiciliario. Por ahora, el cierre perimetral solo permite la entrada y salida a las personas que se desplacen por motivos de trabajo. La consejera de Salud, Alba Vergés, pidió reducir al máximo las reuniones familiares, que quedan limitadas a 10 personas. También se prohíben las visitas a los centros de mayores y el uso de mascarillas es obligatorio en espacio públicos y privados

Además, en Galicia la primera Comunidad Autónoma de España en dejar atrás las restricciones del estado de alarma entró en vigor la medianoche de este domingo la medida de la Consejería para aislar a cerca de 70.000 personas residentes en 14 concejos de la comarca lucense de A Mariña durante, al menos, cinco días para evitar la transmisión comunitaria de un brote. El foco, que asciende a más de un centenar de positivos, ha obligado a la Xunta a cerrar los accesos de la comarca la semana previa a la celebración de las elecciones autonómicas el próximo domingo 12 de julio, hasta la medianoche del viernes. No obstante, la Conselleria de Sanidad ha asegurado que no descarta ampliar el periodo de cinco días de restricciones de movimiento. Las medidas para contener el virus incluyen horarios de cierre en hostelería y locales de ocio, limites de aforo también en los arenales y obligación de uso de mascarillas en los espacios cerrados y abiertos, incluso en la playa.

El presidente de la Xunta y candidato del PP Gallego a las elecciones, Alberto Núñez Feijóo, ha insistido este lunes en el mensaje de movilización y ha remarcado que los colegios electorales en la comunidad son seguros. Para reafirmar la idea, ha tirado de una "comparación" que ya hizo en la pasada jornada en un acto en Santiago Esteban González Pons: "Ir a un colegio" el 12 de julio "es lo mismo que ir a una farmacia".

El último brote localizado hasta ahora ha sido este lunes en Ordizia, Guipúzcoa, donde el Departamento de Salud ha detectado a, al menos, siete positivos en una zona de bares. El brote ha obligado a cerrar cuatro locales de una misma calle y, para evitar que el foco acabe precipitando una transmisión comunitaria, el Gobierno regional ha pedido a los trabajadores y clientes asiduos de la zona que se sometan un test PCR.

En Albacete, un bloque de edificios continúa confinado tras detectarse un brote con dos orígenes en dos plantas diferentes, que acumula nueve casos positivos. De momento, el Gobierno está trabajando en labores de desinfección. En Santander también hay un bloque de viviendas precintado, donde se han localizado 15 positivos.

Faustino Blanco, secretario general del Ministerio de Sanidad ha ratificado que las comunidades han tomado decisiones importantes y que están siendo monitorizadas por el Gobierno central. "Somos observadores activos, pero las decisiones corresponden a las comunidades. La información que tenemos es que se rastrea, se conocen los contactos estrechos, los casos activos. Es una situación de contención", ha indicado Blanco.

Este lunes, la Comunidad de Madrid entra en la segunda fase de su nueva normalidad, con un aumento general de los aforos hasta el 75% y del 100% en las terrazas. Madrid localizó su primer brote este viernes en una empresa, aunque la Consejería lo considera ya bajo control.

Normas
Entra en El País para participar