Comida a domicilio

Uber compra Postmates por 2.340 millones y acelera la consolidación del sector

Espera que la operación lleve a la rentabilidad a Uber Eats y que genere un ahorro de costes de unos 200 millones de dólares en dos años por las sinergias que alcanzarán

Un repartidor de Uber Eats llevando un pedido en Washington.
Un repartidor de Uber Eats llevando un pedido en Washington.

La empresa estadounidense de transporte y reparto de comida a domicilio Uber anunció este lunes la compra de su rival Postmates por unos 2.650 millones de dólares (2.340 millones de euros) en acciones, para lo que la plataforma prevé emitir alrededor de 84 millones de nuevos títulos ordinarios, según informó la compañía, que ha ofrecido una prima de aproximadamente el 10% sobre la última valoración de Postmates, que fue de 2.400 millones.

Esta compañía es la cuarta más grande del sector de entrega de comida a domicilio en EE UU y su adquisición permitirá a Uber ampliar la cuota de mercado de su unidad Uber Eats y elevar significativamente este negocio, en un momento en que la pandemia por el Covid-19 ha golpeado su servicio principal de transporte.

“A medida que más gente y más restaurantes utilizan nuestros servicios, las reservas del segundo trimestre en Uber Eats han subido más del 100% interanual. Estamos encantados de acoger a Postmates en la familia Uber para innovar juntos y dar mejores experiencias a los consumidores, a los repartidores y a los negocios en todo el país”, dijo el CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, que resaltó a los analistas que esta operación permitirá a Uber Eats distinguirseno solo por entregar comida de restaurantes sino otros muchos productos de alimentación, cuidado personal o artículos de moda.

“Uber y Postmates han compartido durante mucho tiempo la creencia de que plataformas como las nuestras pueden impulsar mucho más que solo la entrega de alimentos: pueden ser una parte muy importante del comercio local y las comunidades, lo que es aún más importante durante crisis como Covid-19”, añadió Khosrowshahi.

Uber ha lanzado un servicio en EE UU para enviar paquetes a través de su servicio de transporte y se ha asociado con supermercados en varios países. La adquisición, según cuenta Reuters, le permitirá aprovechar las alianzas de Postmates en 4.200 ciudades estadounidenses. "Nuestra visión es convertirnos en un servicio diario", apuntó el CEO de Uber.

Los consejos de administración de ambas compañías han aprobado la transacción, y los accionistas que representan la mayoría de las acciones en circulación de Postmates se han comprometido a respaldar la operación, que está sujeta a la aprobación de los reguladores. Se espera que la compra se complete en el primer trimestre de 2021.

Khosrowshahi aseguró que esperan que esta operación genere rentabilidad para Uber Eats, así como unos 200 millones de dólares en ahorro de costes en unos dos años por las sinergias que lograrán. Uber Eats registró un ebitda negativo de 313 millones de dólares en el primer trimestre de este año, pese al tirón del servicio por el confinamiento.

La compra de Postmates, que daría a Uber una participación de alrededor del 30% del mercado en EE UU, se produce tras fallar el intento de compra de Grubhub por parte de la empresa de transporte, debido, entre otras razones, al temor de que las autoridades antimonopolio pusieran trabas a la operación. Finalmente, fue la europea Just Eat Takeaway quien se hizo con Grubhub, que controla un 23% del mercado en EE UU, por más de 7.300 millones de dólares.

Ahora, Uber y Just Eat Takeaway, fortalecidas tras sendas operaciones, plantarán cara al líder de EE UU en este negocio, DoorDash, con un 45% del mercado aproximadamente. Postmates llevaba desde 2019 negociando su venta con posibles compradores.

Con su compra por Uber, acelera la concentración en el sector del reparto de comida a domicilio. A principios de año, como recuerda Europa Press, Takeaway se hizo con Just Eat, ganando así la pugna a Prosus, el brazo inversor de Naspers y accionista de referencia de Delivery Hero. En diciembre, esta última compró a la surcoreana Woowa, al tiempo que Uber Eats vendió su negocio en India a Zomato, traspasó sus operaciones en Emiratos Árabes Unidos a Careem, su filial de Oriente Próximo, y finalizó su actividad en otros siete.

Normas
Entra en El País para participar