Reparto

Just Eat Takeaway se adelanta a Uber y compra Grubhub por 6.500 millones

La europea acelera la consolidación en el sector de entregas de comida a domicilio

Repartidor de Grubhub en Nueva York.
Repartidor de Grubhub en Nueva York. AFP

La empresa europea Just Eat Takeaway ha acordado la compra de su rival estadounidense GrubHub por 7.300 millones de dólares (6.500 millones de euros). Si se completa la adquisición, se creará la mayor compañía de reparto de comida a domicilio del mundo fuera de China, por delante de Uber Eats. La empresa combinada tendrá más de 70 millones de clientes activos, que realizan casi 600 millones de pedidos al año. El pasado año sumaron unos ingresos de más de 2.700 millones y un ebitda de 447 millones.

Just Eat Takeaway, con sede en Ámsterdam, pagará 75,15 dólares por cada acción de GrubHub, lo que supone una prima del 27% sobre el precio de cierre del miércoles. El acuerdo, que deja de lado a Uber que había iniciado conversaciones para comprar GrubHub hace meses, se produce en un momento de fuerte tirón de la demanda de entregas de comida a domicilio como consecuencia del Covid-19.

Se espera que la adquisición, pendiente de la aprobación de accionistas y reguladores, se complete en el primer trimestre de 2021. La operación permitirá a Grub­Hub, con sede en Chicago, lanzar Just Eat Takeaway en EE UU, ampliando así su alcance actual, que incluye Australia, Brasil, Canadá y Europa.

Los analistas llevan tiempo avisando sobre la necesidad de consolidación de este sector, donde se trabaja con márgenes de beneficio muy estrechos y se requieren fuertes inversiones para captar y retener clientes. Jitse Groen, el multimillonario holandés de 42 años que creó Takeaway en 2000 ya llevó a cabo en abril una de las operaciones de concentración más sonoras del sector: cerró la compra de Just Eat por 7.800 millones de dólares tras recibir la autorización del Reino Unido. Su oferta superó otra rival del gigante tecnológico Prosus. En 2018, Takeaway también compró las operaciones alemanas de Delivery Hero.

“Tenemos la misma compañía en diferentes continentes”, dijo Matt Maloney, director ejecutivo de GrubHub, tras anunciar la operación. En 2013, Maloney lideró la fusión de GrubHub y Seamless para crear lo que entonces era el sitio líder de entrega de comida a domicilio en EE UU. Pero DoorDash y Uber le han ido restando mercado. En abril, tenía una cuota del 23%.

Ahora queda por ver si las “sinergias estratégicas” que esperan los nuevos socios se cumplen; algunos analistas lo ponen en duda.

La adquisición de Grub­Hub dará paso a una nueva batalla por el dominio global en este sector, con Uber, Delivery Hero y Meituan Dianping, el gigante chino, peleando por acaparar más mercado, señala informa Financial Times. Una lucha que también afectará a inversores de estas plataformas como Amazon, SoftBank y Prosus.

El reparto de comida a domicilio es una de las pocas actividades que se está beneficiando de la propagación del virus este año, gracias a que las personas pasan más tiempo en casa. Las acciones de Grubhub han subido un 39% desde que la OMS declaró la pandemia en marzo, aunque han caído un 50% desde 2018. Este jueves subía a media sesión un 5%. Los títulos de Just Eat Takeaway retrocedían casi un 4%.

Las ventas brutas en Grubhub subieron un 8% a 1.600 millones de dólares en el primer trimestre. Las de Uber Eats crecieron un 52% hasta 4.680 millones de dólares, pero ambas pierden dinero.

Para Uber, perder el trato es un golpe a su proyecto de crecer en volumen y expandirse antes de obtener ganancias con esta actividad, una estrategia apremiante ante la grave caída del principal negocio de Uber de transporte urbano de viajeros. La compañía ha recortado puestos de trabajo y negocios no estratégicos.

Las conversaciones entre Uber y Grubhub comenzaron antes de la pandemia y se aceleraron en abril, acordando una valoración con la condición de pactar un marco que garantizase la aprobación de las autoridades de competencia. Las tensiones entre la dirección de ambas empresas crecieron en las últimas semanas, y aunque las dos compañías habían acercado posturas sobre el precio, estaban en desacuerdo sobre los términos de una ruptura, según Bloomberg.

Tampoco llegaron a un consenso sobre quién dirigiría la nueva división de Uber de entrega de comida una vez fusionada con Grubhub. Maloney quería encabezar la compañía, mientras el CEO de Uber apostaba por el actual responsable de ese negocio de la compañía, informa Reuters.

En un comunicado, Uber señaló que el sector necesita consolidación, pero "eso no significa que estemos interesados en hacer tratos a cualquier precio y con cualquier jugador".

De momento, son muchas las compañías que están compitiendo en este mercado. Just Eat Takeaway compite en Europa con Uber Eats, Deliveroo y Delivery Hero, mientras en EE UU Grubhub se enfrenta a Doordash, Uber y Postmates. Todos sufrieron pérdidas en 2019. "Hay bastantes jugadores actualmente en este negocio que están quemando efectivo para expulsar a los competidores", dijo Groen el jueves, defendiendo el acuerdo de compra.

Normas
Entra en El País para participar