Las socimis advierten de que cambiarlas de régimen pondrá en peligro la inversión extranjera

Los consejeros delegados de Merlin Properties, Lar España y Colonial avisan de que hablar de subida de impuestos solo crea inseguridad jurídica

Los consejeros delegados de Grupo Lar, Miguel Pereda, y de Merlin Properties, Ismael Clemente, durante una jornada organizada por PwC, este lunes.
Los consejeros delegados de Grupo Lar, Miguel Pereda, y de Merlin Properties, Ismael Clemente, durante una jornada organizada por PwC, este lunes.

Los consejeros delegados de las socimis más grandes de España, como son Merlin Properties, Lar España y Colonial, han advertido de que un cambio de régimen a Sociedad Anónima de estos vehículos de inversión inmobiliaria crearía inseguridad jurídica a los inversores extranjeros.

"Para nosotros egoístamente como gestores es mejor, nos iría mejor, pero nos empeñamos en defender que no se toque el régimen por homologación con el sistema internacional, porque el actual es comprensible para un inversor internacional", ha señalado este lunes el consejero delegado de Merlin Properties, Ismael Clemente, durante el webinar Las socimi como vehículo de inversión y ahorro, organizado por PwC.

Clemente ha subrayado que el cambio de régimen no afectaría en nada a las socimis, ya que pagan impuestos de sociedades y a cambio pueden acumular beneficios de forma indefinida y hacer crecer sus empresas "hasta el infinito y más allá", pero que sí haría dudar al inversor extranjero.

En opinión del consejero delegado de Colonial, Pere Viñolas, esto supondría un "tiro en el pie" para España. "Se trata de una situación es un tanto paradójica, dado que se está pidiendo tributar por beneficios no distribuidos a un sector que prácticamente lo reparte todo. La recaudación de esta norma es nula, pero, en cambio, se está cambiando el marco jurídico sin sentido y se perjudica la seguridad jurídica del inversor", ha aseverado.

De su lado, el consejero de Lar España y consejero delegado del Grupo Lar, Miguel Pereda, ha insistido en que, "desde la lejanía", este "tipo de rumores no salen gratis. "Cuanto más conocedor es el inversor, más le preocupa, aunque le expliques que el impacto final no va a ser tan grande", ha avisado.

Clemente, Pereda y Viñolas han solicitado al Gobierno que no "discrimine" el régimen fiscal de las socimis respecto al que tienen sus homólogos internacionales, reivindicado el papel de estas para diversificar y fidelizar en el sector inmobiliario terciario a inversores institucionales y particulares.

También han resaltado que las grandes socimis ya reparten todos sus beneficios vía dividendos y que, por tanto, la medida gubernamental de gravar el porcentaje no repartido "no tendría el menor efecto práctico". Han considerado que, más que cambiar la fiscalidad, se debe incentivar a aquellas socimis que cumplen con el estándar internacional en torno al capital flotante, que, en la mayoría de países, es "más exigente" que en España.

Los máximos responsables de las tres compañías han destacado que las grandes socimis cotizadas apenas cuentan con alquiler de vivienda en sus carteras. Así, han defendido que no responsables de la subida del precio del alquiler en determinadas ciudades.

Por el contrario, han afirmado que ayudan a mitigar el problema, ya que ofrecen una alternativa inmobiliaria "no especulativa" para los inversores particulares, quienes hasta la aparición de las socimis se limitaban casi siempre a comprar pisos para alquilarlos y posteriormente revenderlos, una de las causas de la crisis de 2008.

En España hay 79 socimis: 74 que cotizan en el MAB y cinco en el Mercado Continuo. Entre todas, tienen una capitalización bursátil de 23.800 millones de euros, según datos de PwC.

Durante el webinar, el socio responsable de Construcción y Servicios de PwC, Antonio Sánchez, y el director de Real Estate de PwC, Marco García, han presentado un estudio sobre el papel de la socimis en el país, que revela que en 2019 al menos el 77% de los inversores de las socimis cotizadas en el Mercado Continuo fue institucional.

El informe también señala que Merlin, Colonial y Lar España cuentan con 23.650 accionistas particulares, según sus respectivos libros de registro. Por su parte, en las sociedades que cotizan en el MAB, más del 50% del capital provino el año pasado de personas físicas y family offices.

El estudio también determina que, entre 2014 y 2019, las socimis repartieron entre sus accionistas más de 2.300 millones de euros en dividendos (2.878 millones teniendo en cuenta las primas de emisión).

Normas
Entra en El País para participar