Financiación

Telepizza consigue 20 millones para salvar el pago de los bonos

Santander, BBVA y CaixaBank lideran un préstamo con el aval del ICO; la firma mantiene las conversaciones para recabar 115 millones más

Pablo Juantegui, consejero delegado de Telepizza, sonríe mientras coge una de sus pizzas en el reestrono en Bolsa de la compañía en 2017.
Pablo Juantegui, consejero delegado de Telepizza, sonríe mientras coge una de sus pizzas en el reestrono en Bolsa de la compañía en 2017.

Telepizza ha recibido un pequeño balón de oxígeno por parte de los bancos. El suficiente para hacer frente al pago el cupón de sus 335 millones en bonos que debe abonar el próximo 15 de julio, según indican fuentes financieras a CincoDías. Evita así que la compañía quede al borde del impago.

La cadena de restauración ha completado el primer paso en su plan de reestructuración. Santander, BBVA y CaixaBank le han concedido un préstamo por unos 20 millones con aval del ICO. Este dinero es suficiente para que la compañía atienda el pago de los 15 millones, un 6,25% de la emisión, que debe abonar a los inversores de sus bonos.

Así, la compañía ha conseguido salvar las necesidades más acuciantes de liquidez. Pero esto no cierra el capítulo de la reestructuración. Mantiene las negociaciones con sus bonistas, bancos y fondos de deuda para recabar 115 millones, que garanticen su viabilidad. Telepizza ha encomendado para ello a Houlihan Lokey, mientras que un grupo de bonistas ha fichado a PJT Partners y el otro, a Rothschild. Un portavoz de Telepizza ha declinado hacer comentarios.

Por el momento, la compañía que pilota Pablo Juantegui trata de pedir permiso a los titulares de sus bonos para asumir nueva deuda con bancos y hedge funds. La cuestión es que este nuevo pasivo estará al menos tan blindado –e incluso más– como los actuales bonos, que sirvieron para financiar la compra hace un año de la empresa por KKR, Artá, Torreal, J Safra Group y Altamar.

Para conseguirlo necesita de la aquiescencia de los bonistas, tal y como publicó este periódico. Una negociación que no se prevé fácil, toda vez que la debilidad de la compañía ha sido un imán para los fondos oportunistas. Estos, aprovechando una súbita caída en el precio de los bonos en marzo y abril, han adquirido estos títulos con el objetivo de imponer unas condiciones leoninas en las negociaciones con los dueños de Telepizza. El objetivo final es forzar una conversión de deuda en capital. Entre estos fondos se encuentran Halcyon, Babson, Aurium, Oak Hill, Golden Tree, Mackay, Cathay, Helaba, Carlyle o Barings.

Los problemas de Telepizza, sin embargo, no se pueden atribuir solo al cierre de la economía para tratar de contener la expansión del coronavirus. Según un informe de CreditSights, la complicada situación de la cadena de alimentación se debe además al mal desempeño de sus adquisiciones en Latinoamérica, la evolución de su alianza con Pizza Hut en España y a los cálculos erróneos de las inversiones necesarias para hacer rentable el negocio del otro lado del Atlántico.

Este informe apunta a que la débil generación de caja antes de la pandemia del Covid-19, enmascarada en ajustes, es el origen de los problemas de Telepizza. Señala que los malos resultados del primer trimestre no pueden justificarse por el impacto del Covid, dado que solo afectó unas dos semanas, sino que apunta a un agujero en las últimas inversiones en Chile y a los costes en España derivados de la alianza con Pizza Hut.

Normas
Entra en El País para participar