Energía

Cepsa compra el 40% de dos fabricantes de asfaltos en Marruecos

Acuerda con Majdaline Holding participar en dos de sus filiales: Sorexi y Bitulife, con tres fábricas en el país

Cepsa compra el 40% de dos fabricantes de asfaltos en Marruecos

Cepsa ha alcanzado un acuerdo con el grupo marroquí Majdaline Holding para potenciar conjuntamente el negocio de asfaltos en el país y explotar sinergias a medio y largo plazo. Para ello, la compañía ha adquirido a Majdaline un 40% de la participación en las empresas Sorexi y Bitulife, líderes en producción y distribución de asfaltos y recubrimientos asfálticos para el sector de la construcción de carreteras y edificios en este país, aseguran fuentes próximas a la petrolera española.

 Mediante esta adquisición, Cepsa busca consolidar su posición como uno de los principales actores energéticos en Marruecos, donde opera desde hace 30 años, y continuar aportando su experiencia en el desarrollo y distribución de productos de alta calidad adaptados a las necesidades de sus clientes.

Las empresas que conforman Majdaline Holding cuentan con un amplio conocimiento del mercado energético marroquí. En concreto, Sorexi, con más de 90 años de experiencia, tiene tres factorías con capacidad de producción y almacenaje en Casablanca, Nador y Agadir. Bitulife opera desde hace casi 20 años en el mercado de la producción y distribución de productos impermeabilizantes. El objetivo de ambas compañías es ahora contribuir a generar competitividad en el creciente mercado energético marroquí, señalan las mismas fuentes.

Esta alianza refuerza la presencia internacional de Cepsa en una región prioritaria, como es el norte de África y, concretamente, en Marruecos, un país clave para la compañía por su cercanía a España y su gran potencial de crecimiento.

La proximidad de sus refinerías facilitó que en octubre de 2019 Cepsa se convirtiera en la primera marca española en el mercado de estaciones de servicio marroquí con la apertura de una red que ya cuenta con 15 establecimientos, y la comercialización de lubricantes de automoción e industriales mediante la joint venture Atlas Nord Hydrocarbures junto a Derhem Holding. En paralelo, Cepsa está construyendo una instalación de almacenamiento en el puerto de Jorf Lasfar.

Asimismo, Cepsa comercializa en el país norteafricano combustibles y lubricantes marinos a través de la sociedad Petrosud y suministra productos petrolíferos a través de su negocio de Trading. En total, la exportación anual de la compañía española en Marruecos supera los dos millones de toneladas de combustibles para el transporte terrestre y de aviación.

Desde hace más de seis décadas, Cepsa desarrolla, fabrica y comercializa betunes y productos alifáticos. La compañía actualmente produce más de un millón de toneladas al año en sus refinerías La Rábida (Huelva) y Asesa (Tarragona), y las factorías de las que dispone en Alcalá de Henares (Madrid), Gijón (Asturias), Alcudia (Mallorca), Valencia, Tarragona y Matosinhos (Portugal). Dos tercios de esta producción se comercializan en el mercado exterior.

Crecer en el norte de África

La crisis del Covid-19 ha obligado a Cepsa a aplazar las líneas estratégicas elaboradas por su nuevo consejero delegado, Philippe Boisseau. Este llegó a la compañías a raíz de la entrada en el accionariado de Carlyle, que cuenta con una participación del 38,5% que le cedió Mubadala. El fondo de Abu Dabi mantiene el 61,5%.

Tras realizar un deterioro contable de 538 millones por la devaluación de inventarios y de los activos de exploración y producción, Cepsa sigue adelante con sus planes, entre los que se encuentra el crecimiento estratégico en el norte de África y el desarrollo del non-oil. En este objetivo se enmarca la operación que acaba de cerrar en Marruecos, uno de los hitos más relevantes del año en el área comercial.

Normas
Entra en El País para participar