Burger King convierte un fallo del autopilot de Tesla en una campaña publicitaria

Burger King convierte un fallo del autopilot de Tesla en una campaña publicitaria

El coche interpreta una señal de los restaurantes como un indicador para detenerse.

En el último año Tesla ha trabajado para conseguir que el sistema de autoconducción de sus vehículos fuera lo más autónomo posible y que, al menos en EE.UU., tuviera al alcance ese nivel 1 que lo hace, virtualmente, totalmente independiente. Pero aunque han sido muchos los vídeos que se han visto de las mejoras a la hora de reconocer señales o semáforos dentro de las ciudades, hay todavía algunas cosas que se le escapan.

Y uno de esos últimos fallos que han sido descubiertos por la comunidad tiene que ver con la confusión que le creó al autopilot de un Tesla la enorme señal vertical de un restaurante Burger King que se encontraba en una vía de servicio lateral de la carretera, y que provocó que, durante unos segundos, el vehículo la confundiera con una indicación para detenerse y llegara a reducir su velocidad.

Burger King aprovecha el error

Ese vídeo, que se hizo viral por los inconvenientes que puede provocar durante el modo automático de conducción de un vehículo Tesla, ha sido aprovechado por Burger King para hacer un anuncio y, además, dar comienzo a una campaña de promoción por la que si te detienes con tu "coche inteligente" y subes una foto con los hashtags #autopilotwhopper + #freewhopper, te llevas una hamburguesa de regalo.

El anuncio lo tenéis justo aquí encima y la verdad es que tiene su gracia hasta en las frases utilizadas ya que llega a afirmar que "los coches inteligentes son lo suficientemente inteligentes como para frenar por un Whooper", en clara referencia a ese problema de reconocimiento del software del EV a la hora de confundir una señal de publicidad con otra de tráfico.

Sea como fuere, es evidente que la tecnología de autopilot tiene que mejorarse todavía mucho porque confusiones como esta, que han quedado en una simple anécdota, pueden tornarse más graves si hay alguien que introduce voluntariamente un elemento en la carretera con ánimo de distraer a estos coches, por lo que en Tesla, y los demás fabricantes, tienen por delante un duro trabajo de perfeccionamiento.

Justo aquí encima os dejamos la secuencia completa de ese vehículo de Tesla confundiendo la señal publicitaria de Burger King en una indicación para detener el vehículo que, por suerte, a medida que se acerca, y tras reducir la velocidad, reconoce que no se trata de un STOP o cualquier otra señal parecida y prosigue por su camino como si nada.

Normas
Entra en El País para participar