Intu, el dueño del centro comercial Xanadu, entra en concurso de acreedores

La compañía estaba negociado con los acreedores un aplazamiento del pago de la deuda, que asciende a más de 4.900 millones de euros

Intu, el dueño del centro comercial Xanadu, entra en concurso de acreedores

La promotora británica Intu Properties ha entrado este viernes en concurso de acreedores al no haber podido llegar un acuerdo con la banca para refinanciar su deuda y obtener liquidez, según ha informado la firma en un comunicado remitido a la Bolsa de Londres.

Así, Intu ha nombrado como administradores concursales a tres ejecutivos de la firma de servicios profesionales KPMG. Ante esta situación, la empresa ha solicitado a la Bolsa de Londres y a la Bolsa de Johannesburgo que suspendan la cotización de sus acciones con efectos inmediatos. Antes de la suspensión, los títulos caían en torno al 70%.

Pese a la situación de la sociedad, Intu ha asegurado que los centros comerciales de los que es propietaria seguirán funcionando con normalidad. En España, Intu es dueña al 50% del centro comercial madrileño Xanadú. La otra mitad pertenece al fondo Nuveen Real Estate. Además, la empresa ha asegurado que la situación de las filiales no cambia, ya que los contratos de los inquilinos son con estas sociedades y no con las que entran en administración concursal.

"Las empresas operadoras de centros comerciales tienen o se espera que lleguen a acuerdos de servicio con los administradores de la sociedad matriz para garantizar la continuidad de la prestación de servicio", ha subrayado Intu.

Pese a que Intu ha solicitado la suspensión de la cotización de sus acciones, esta suspensión no afecta a la negociación de sus instrumentos de deuda, que incluye cerca de 2.300 millones de libras (2.532 millones de euros) en bonos y múltiples titulizaciones hipotecarias.

Antes de que estallara la pandemia del nuevo coronavirus Intu se estaba recuperando de la caída de las rentas de los alquileres en las tiendas de Reino Unido. No obstante, la extensión del brote lastró las opciones de rescate, entre las que se barajaba un aumento de capital, ya que buscaba reducir su deuda de 4.500 millones de libras (más de 4.900 millones de euros). Dado que su capacidad para obtener liquidez se vio lastrada por la crisis del coronavirus su único recurso era lograr que sus prestamistas aplazasen el pago que les debía durante un periodo de tiempo.

La compañía esperaba lograr un acuerdo para obtener un aplazamiento del pago de la deuda durante 18 meses, pero al no fructificar las negociaciones, finalmente ha entrado en concurso de acreedores.

En los últimos meses, Intu se había desprendido en España de varios activos con el objetivo de reducir deuda, aunque finalmente no ha conseguido el efecto que busca. En enero, culminó la venta del centro comercial Intu Asturias, por 290 millones de euros al fondo alemán European Prime Shopping Centre Fund II (ECE). Igualmente, a finales de diciembre de 2019 vendió,  junto a su socio CPPIB, el centro comercial de Puerto Venecia (Zaragoza), en ese caso a Generali y Union Investment por 475 millones.

Por otro lado, Intu tiene un proyecto en la Costa del Sol para levantar el mayor centro comercial de España, en Torremolinos (Málaga), que estaba a la espera de encontrar financiación.Este macroproyecto de 235.000 metros cuadrados tenía previsto iniciar las obras en 2020 y la empresa esperaba abrir sus puertas inicialmente en 2023. No obstante, la continuidad del proyecto queda ahora en el aire.

La inversión prevista por la empresa para este megaproyecto alcanza los 800 millones de euros, y además tenía planes de expansión en España, donde quería desarrollar grandes proyectos como Intu Mediterráneo en Paterna, bloqueado por la Generalitat valenciana, y otro también en Vigo.


 

Normas
Entra en El País para participar