Gobierno y agentes sociales siguen sin acordar la prórroga de los ERTE y continuarán negociando

Patronal y sindicatos exigen otro diseño de las exoneraciones de cotizaciones a las empresas, más elevadas y concentradas en los trabajadores con empleo suspendido

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), conversa con los secretarios generales, de UGT, Pepe Álvarez (c), y de CCOO, Unai Sordo (d), durante una reunión celebrada en el Palacio de la Moncloa.
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez (i), conversa con los secretarios generales, de UGT, Pepe Álvarez (c), y de CCOO, Unai Sordo (d), durante una reunión celebrada en el Palacio de la Moncloa.

La reunión mantenida hoy por los responsables del Gobierno y los técnicos de los sindicatos y las organizaciones empresariales para acordar una nueva prórroga de los Expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del 30 de junio, volvió a terminar como la del miércoles: sin acuerdo.

El Ministerio de Trabajo volvió a convocar ayer a los interlocutores sociales –después de que el miércoles concluyera el encuentro sin ni siquiera poner fecha a próximas reuniones–, para presentarles una nueva propuesta “con flexibilidad negociadora”, según las fuentes de la Administración. Y Añadían que el acuerdo “está más cerca” pero los sindicatos y la patronal, que están de acuerdo en esta negociación, no lo tenían tan claro.

El Gobierno les ha propuesto  hoy extender a los ERTE por causas objetivas (económicas, técnicas, organizativas o de producción; conocidos como ETOP, por sus siglas) el sistema de doble bonificación a las empresas con exenciones de las cotizaciones sociales. Este sistema, que ya disfrutan los ERTE por fuerza mayor pero no los ETOP, tiene mayores exenciones por los trabajadores que salen del ERTE y se incorporan al trabajo que por los que siguen con su empleo suspendido.

Esta extensión de las exoneraciones a los ERTE ordinarios no convenció ni a los sindicatos ni a los empresarios, que se quejan de que son unas ayudas de muy baja cuantía, además de estar divididas entre los trabajadores que siguen en ERTE y los que no.

La alternativa que exigen los agentes sociales es otro diseño de estas ayudas que concentre las exoneraciones solo en los trabajadores que siguen en los ERTE y elevar su cuantía, para hacerlos atractivos a las empresas. De lo contrario, advertían desde UGT, “tendremos muchos picos de ERE de extinción (despidos colectivos) y al final eso resultará incluso más costoso para el Estado que elevar las exenciones, porque tendrá que pagar más prestaciones por desempleo a los despedidos.

Pero hoy ha sido el propio ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, el que ha defendido férreamente el sistema de doble bonificación porque es “un mecanismo que ha funcionado y seguirá igual en los próximos meses, ya que ha permitido que 1,2 millones de trabajadores hayan abandonado los ERTE.

En este escenario, los interlocutores sociales confían en que sea el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que hoy que habría acuerdo para prorrogar los ERTE, quien convenza a Escrivá para renunciar al sistema de doble bonificación y allanar el acuerdo. De momento, no hay fecha para próximas reuniones, aunque el tiempo de negociación se agota ante el término de la vigencia de las ayudas el 30 de junio.

Por lo demás, existe un amplio acuerdo entre todas las partes para mantener hasta el 30 de septiembre los beneficios a los trabajadores en ERTE, de forma que no consuman su prestación por desempleo a pesar de estar cobrándola durante el tiempo que dure el ajuste. Asimismo, los empresarios aceptan que las empresas en ERTE no puedan hacer horas extraordinarias, ni efectuar contrataciones ni externalizar servicios.

 

Normas
Entra en El País para participar