Aerolíneas

La filial austriaca de IAG, Level Europa, se declara en quiebra

La compañía depende de Vueling y cuenta con seis aviones

Willie Walsh, consejero delegado de IAG. Reuters
Willie Walsh, consejero delegado de IAG. Reuters

La aerolínea austriaca de bajo coste Level Europe, dependiente de Vueling, es una milésima parte del negocio de IAG, pero se ha convertido en un claro indicio de que el holding no bromea cuando dice que la supervivencia de sus marcas no está asegurada.

La filial ha comunicado a través de su página web que suspende pagos y cesa sus operaciones ante los largos meses de inactividad impuestos para frenar la pandemia. IAG se ha apresurado a aclarar que Level Europe nada tiene que ver con Level, creada en 2017 bajo el auspicio de Iberia para competir en el segmento de los vuelos baratos a destinos de larga distancia. Eso sí, comparten marca y logotipo.

La insolvente era conocida anteriormente como Anisec. Fue creada en Viena en 2018 para convertirse en Vueling Austria, proyecto que debía fortalecerse con los activos de Niki (finalmente fue a manos de Ryanair). Frustrado ese intento, IAG aún la hizo saltar a Holanda

Sus seis aviones llevaban más de tres meses en tierra, ante lo que se han evitado mayores pérdidas con un cierre inmediato. La compañía cuenta con 200 empleados en la base austriaca y otros 40 en Ámsterdam. Tal es el hundimiento de Level Europe que ha asegurado no tener capacidad para organizar alternativas para los viajeros afectados.

Aerolíneas zombis

IAG se ha mostrado contrario, durante la presente crisis, a que se mantenga en pie a aerolíneas que llegaron tambaleándose a la crisis, especialmente si hay subsidios públicos por medio. Una filosofía que bien podría estar detrás de la renuncia a salvar a la austriaca.

El grupo que engloba a British Airways, Iberia, Vueling, Aer Lingus y Level dijo en abril contar con 10.000 millones en caja para superar la inactividad y una costosa recuperación. Pero en distintas comparecencias públicas de sus ejecutivos también se ha advertido que el grupo consume 200 millones semanales de caja para atender los costes fijos.

Este cierre en Austria, así como el recorte de 14 aviones de largo radio decicido por Iberia en España, se superponen a la polémica que IAG protagoniza en Reino Unido por el pretendido recorte de 12.000 trabajadores en British (28% de la plantilla). Walsh ha defendido que los ajuestes serán generalizados en todas sus aerolíneas.

En el caso de Iberia, con menos flota y una previsión que, en el mejor de los casos, anticipa un recorte del 20% en la producción de 2021 en comparación con la de 2019, el volumen de los despidos dependerá de la extensión de los ERTEs, articulados por el Gobierno para evitar la destrucción de puestos de trabajo. El presidente Luis Gallego ha pedido que lleguen hasta finales de año.

Normas
Entra en El País para participar