La crisis subraya la responsabilidad social de las empresas

El respeto por los empleados, el medioambiente y los clientes, principales prioridades de los gestores

La crisis subraya la responsabilidad social de las empresas
Getty Images

El coronavirus ha sacudido las empresas desde sus cimientos. No solo lo ha hecho introduciendo de golpe elementos como la digitalización de los procesos o el teletrabajo, sino que también ha cambiado su modo de pensar. Si antes solo había espacio para los accionistas y el balance de resultados, hoy cada vez son más las compañías que piensan en su propósito, en qué aportan a la sociedad más allá del valor añadido de sus productos. El respeto por el medioambiente, por los empleados y por los clientes eran cuestiones que, para los expertos, ya estaban sobre la mesa. La novedad ahora está en que, tras una crisis sanitaria mundial, esto preocupa más que nunca.

Un reciente estudio de la Asociación Española de Directivos de Responsabilidad Social (Dirse) y la firma de servicios profesionales Ey trató recientemente de poner cifras al fenómeno. De entre 250 profesionales vinculados directa o indirectamente con la responsabilidad corporativa de su empresa, el 92% afirmó que el coronavirus tendrá un impacto decisivo en todo lo relativo a la sostenibilidad y la responsabilidad social. Además, el 86% prevé un nuevo escenario tras la crisis y un 64% cree que los cambios que las empresas llevarán a cabo con motivo del virus en este tipo de materias serán ya permanentes.

En este nuevo panorama surgen dos conceptos clave: seguridad y digitalización, que entrarán también dentro del rango de actuación de estos ejecutivos. La preocupación entre clientes y usuarios por el primero ha crecido más de un 40%, mientras que la inquietud que genera la digitalización y la introducción de tecnologías inteligentes en las empresas ha aumentado un 31%, siendo ahora percibida, tras meses de encierro y teletrabajo, como algo mucho más inmediato que hace meses.

Precisamente todo ello fue objeto de debate en una charla organizada este martes por B Cop, un movimiento presente en 70 países a través de 3.200 empresas que busca ofrecer a las compañías fórmulas para ser más sostenibles y respetuosas con la sociedad sin tener por ello que renunciar a ser rentables. Como muestra, el hecho de que el 64% de las empresas de B Corp en España ha aumentado sus plantillas en más de un 25%, afirman en el informe.

“Cuando estalló la pandemia del coronavirus, en Danone sabíamos que lo que hiciéramos durante los primeros días marcaría el resto de los meses. Por eso decidimos no entrar en ningún ERE ni ningún ERTE. Nos mereció la pena apretarnos el cinturón a cambio de demostrar lealtad a nuestros empleados”, explicó Borja Lafuente, director de sostenibilidad de la firma, una de las empresas españolas con certificado B Corp.

“Debemos ir hacia un mundo más sostenible, pero para ello las empresas debemos recibir ayuda del Gobierno”, sostuvo al respecto Jordi Barri, cofundador y consejero delegado de la empresa alimenticia Teresa Carles.

Un nuevo modelo

En noviembre de 2019, Holaluz debutó en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) después de alcanzar unas ventas consolidadas en energía verde de 208,81 millones de euros, un 39% más que el año anterior, mientras que el Ebitda se fue hasta los 2,61 millones de euros, un crecimiento del 100% en relación a 2018. El 12 de marzo de 2020, fue la propia empresa quien mandó a sus 190 empleados a teletrabajar desde casa.

Lo que siguió después fue, a ojos de Carlota Pi, cofundadora y consejera delegada de la compañía energética, el reflejo de una nueva manera de hacer las cosas. Tras una transición dulce hacia el teletrabajo en una empresa donde los empleados ya gozan de libertad para elegir cuándo quieren trabajar, llegó el momento de hacer números.

Las prioridades estaban claras. “Renunciamos a crecer para mantener a nuestra plantilla. Fue duro, porque precisamente el mensaje que meses antes habíamos mandado a nuestros accionistas es que si nos financiaban, creceríamos. Pero también fue nuestra manera decir que, si alguien quiere ganar dinero en poco tiempo, no somos la fiesta en la que debe estar. Generar valor desde la responsabilidad social. Ese es nuestro objetivo. No hay que elegir entre ganar dinero y ser buena persona”, reflexionó Pi, durante su intervención.

Normas
Entra en El País para participar