Las 6,5 millones de segundas residencias esperan la llegada de sus propietarios

Solo en 2019 más de 30.000 madrileños compraron una vivienda fuera de su comunidad

Las 6,5 millones de segundas residencias esperan la llegada de sus propietarios pulsa en la foto

El fin general del estado de alarma que vetaba los movimientos entre comunidades autónomas (aunque País Vasco y Cantabria levantaron ya la restricción mútua el pasado viernes) dará paso a cientos de miles de desplazamientos en todo el país, después de tres meses de encierro. De las 25,7 millones de viviendas que conforman el parque residencial español, algo menos de 6,5 millones están catalogadas como no principales (cerca del 25% del total), según los últimos datos del Ministerio de Movilidad, Transportes y Agenda Urbana (Mitma), relativos a 2019. La mayoría de estas segundas residencias se encuentran en Comunidad Valenciana y Andalucía, con unas 1.142.000 y 1.108.000, respectivamente. Cataluña cuenta con unas 730.000 y Castilla y León con cerca de 700.000. Galicia supera el medio millón y Castilla-La Mancha roza por poco esta última cifra.

Mitma no ofrece de forma desglosada el número de propietarios que, disponiendo de una vivienda en una región, tienen su residencia fijada en otra diferente. Pero sí registra el número de compraventas totales cada año, diferenciando entre la provincia de empadronamiento y la de destino, unos números que brindan una radiografía aproximada de la realidad española. Así, Alicante (con 5.800 operaciones de cerradas por forasteros en 2019), Málaga (5.000), Valencia (3.700) y Tarragona (3.600) son las zonas que más residentes de otras provincias del Estado recibieron durante el pasado año. Los datos cambian cada ejercicio, pero la tónica se mantiene a grandes rasgos año tras año. Tras estas se encuentran Cádiz, Toledo, Barcelona y Girona, con unas 3.200 transacciones de este tipo cada una.

Aunque la fase 3 de la desescalada hace dos semanas dio paso a algunos movimientos internos en las autonomías con menos impacto de la pandemia, como Andalucía, Aragón, País Vasco o Galicia, el grueso de los desplazamientos empezará ahora, cuando comience la movilidad interestatal y cuando Madrid abra sus fronteras: de los casi 60.000 españoles que compraron residencia fuera de su comunidad autónoma en 2019, algo más de 30.000 eran madrileños. Muy lejos se quedan los barceloneses y sevillanos. Solo 10.500 y 2.800, respectivamente, adquirieron residencia fuera de su provincia el pasado año.

Atendiendo a los datos de 2019, y analizando únicamente los compradores de otras comunidades autónomas, que ahora podrán viajar, Alicante recibió a 2.400 madrileños, 800 murcianos y 300 barceloneses. Por su parte, Málaga vivió las compraventas de 2.300 madrileños y 300 barceloneses. En Valencia compraron casi 2.000 personas provenientes de la capital y casi 400 de la ciudad condal. Tarragona, que debido a la alarma no ha podido recibir a los vecinos de la capital catalana hasta ahora, experimentó casi 2.500 compras de vivienda de barceloneses. Toledo, Cádiz, Castellón, Almería, Murcia, Guadalajara y Barcelona también recibieron un buen puñado de compradores madrileños durante el pasado año, con entre 1.000 y 3.000 operaciones en cada provincia.

Despoblación

Huesca y Guadalajara, dos de los territorios españolas más castigados por los movimientos migratorios y el envejecimiento de la población, son con Toledo las tres zonas que, en proporción al total de viviendas vendidas, más compradores de otros lugares reciben.

La región aragonesa, que cuenta con un total de 65.000 inmuebles no principales, cerró 2019 con más de 1.100 operaciones firmadas por clientes forasteros, un 36,5% del total de las transacciones que se cerraron en la provincia. Por su parte, Guadalajara, con un total de 63.000 segundas residencias, cerró el año con 1.300 compraventas de foráneos, el 33% del total. En Toledo son 158.000 los hogares de este tipo, de los que la compra de 2.200 se cerró el pasado ejercicio, también el 33% de todas las operaciones. Cantabria y Castellón son otras dos provincias en las que el peso foráneo es considerable: el 31% de los contratos firmados en 2019 en ambos casos. En Tarragona, Girona y Lleida, el peso de los clientes de otras provincias oscila entre el 25% y el 30%.

En esta línea, atendiendo también a las compraventas del pasado año, Madrid es la provincia que, de lejos, más compradores emite hacia otros lugares: un 29% de los madrileños que compraron vivienda en 2019 lo hicieron fuera de la autonomía uniprovincial. Tras ella están Bizkaia y Barcelona, ambas con un 16%, y Jaén, con un 15%. Málaga y Alicante, dos de las principales regiones receptoras, no emiten sin embargo gran cantidad de compradores, solo el 4% y el 3,5%, respectivamente.

Corredor País Vasco-Cantabria

Desde el pasado viernes, la movilidad está permitida entre País Vasco y Cantabria, tras un acuerdo que escenificaron en la frontera el líder del Ejecutivo cántabro, Miguel Ángel Revilla, y el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu. No es para menos. Cantabria, una de las autonomías con más compradores en proporción al número total de ventas (31%), es la zona preferida, junto a La Rioja, por los vascos que buscan segunda residencia. Solo en 2019 casi 1.000 vascos cruzaron la frontera para adquirir allí un inmueble.

Las islas

Pese a ser dos de las zonas turísticas más importantes de España, Canarias y Baleares no destacan por el peso de sus segundas residencias. Atendiendo a los datos del antiguo Ministerio de Movilidad, Transporte y Agenda Urbana (Mitma), el archipiélago balear contaba con cerca de 140.000 viviendas no principales, menos del 23% de todo su parque residencial. Las islas del Atlántico, por su parte, tenían más de 188.000 de estas residencias, el 30% de todo su parque. La media española ronda el 25%. En Baleares, la mayoría de compradores de vivienda durante 2019 provenía de forma similar de Cataluña y Madrid, con unas 450 operaciones en ambos casos. Canarias, sin embargo, tiene mucho más peso de la capital: en el mismo año, más de 900 madrileños adquirieron allí un inmueble, frente a los casi 200 catalanes y cerca de 100 vascos.

Normas
Entra en El País para participar