Los gimnasios vuelven tras casi tres meses sin ingresos pero sin huida de socios

El paso a fase 3 permite su apertura hasta un 50% del aforo

Apertura gimnasios
Interior de uno de los gimnasios de VivaGym que reabre en fase 3, con medidas de distanciamiento entre máquinas.

Los principales operadores de gimnasios en España comienzan a reabrir sus puertas tras casi dos meses y medio de cierre total. El pase desde hoy a fase 3 de distintas provincias de España va aparejado a una menor restricción de aforo en las salas, que pasa al 50% y sin cita previa. Una cifra más asumible para estas empresas, que han podido retener a la mayor parte de sus socios al suspender los cobros. Pero el reto viene ahora: convencer a los más de cinco millones de usuarios que hay en España de que vuelvan a entrenar y, sobre todo, de que se queden.

El sector mira optimista la reapertura y lo que depararán los próximos meses, aunque también con incertidumbre sobre la situación económica y la evolución de la pandemia. Algo en lo que coinciden los directivos de Altafit, Go-Fit, McFit y VivaGym en España, como también en el bocado que estos casi tres meses han tenido en sus ingresos, al menos una cuarta parte del total en un sector que mueve en torno a 2.500 millones de euros.

“Fue un shock para todo el mundo”, comenta Juan del Río, consejero delegado de VivaGym, con 52 gimnasios en España y alrededor de 250.000 socios. Hoy reabre los primeros en Vigo, Almería, Zaragoza, Sevilla, Málaga, Mallorca y Córdoba. “En la semana del estado de alarma, ese lunes y martes las cifras de altas y bajas eran normales, y ya se empezaron a notar el miércoles y jueves. Fue todo muy inminente”, recuerda del Río.

McFit, con 37 centros, también seguirá una política similar. Desde hoy abre 13 gimnasios, todos en zonas en fase 3. “Los que más van a tardar son Madrid y Barcelona”, reconoce su responsable en España, Rafael Lirio. Allí tiene 19 centros, más de la mitad de su red y que generan más de la mitad de sus ingresos.

Menos máquinas

En todos los centros, los operadores están introduciendo medidas que garanticen el distanciamiento social de al menos dos metros en sala, reorganizando los espacios, inutilizando máquinas e intensificando las medidas de higiene, también en la climatización y en vestuarios.

Para Lirio, el cambio para el cliente “no será tan grande como para modificar sus hábitos”, opinión que comparte el presidente de Ingesport, Gabriel Sáez, que opera los gimnasios Go-Fit, con una veintena de centros y 250.000 socios. “Se trata de tener una mezcla perfecta de máxima protección y confort”, dice Sáez. Las primeras aperturas las hará a partir del día 12, y con buenas expectativas. “El ejercicio es una barrera contra el virus y todas las enfermedades. Hemos visto a la gente echarse a la calle en cuanto han podido para hacer deporte”, añade. Según sus encuestas, el 95% de sus clientes piensa volver. En general, los directivos de estas cadenas comparten cierto optimismo sobre el retorno de los socios, al creerse un sector “necesario” para la salud.

“Los gimnasios siguen siendo puntos de encuentro, y esta crisis ha evidenciado la necesidad de estar físicamente activo”, explica José Antonio Sevilla, fundador y CEO de Altafit, con 70 gimnasios y 150.000 socios. Este cifra en alrededor de un 10% las bajas gestionadas en los últimos meses, un porcentaje que considera aceptable.

Que la reapertura sea en temporada baja para el sector evitará aglomeraciones en los centros y miedos de los clientes. Los operadores manejan encuestas de otros países, donde la demanda en la apertura era de un 30% para recuperarse hasta un 85% en pocas semanas. Esperan que sea así en el caso español, pero lo importante vendrá a partir del verano.

Para Juan del Río, de VivaGym, y Rafael Lirio, de McFit, septiembre marcará el paso de la recuperación, al ser un mes muy importante en cuanto a altas y bajas. José Antonio Sevilla mira a enero, según los avances que haya con una posible vacuna y la evolución de la pandemia. Gabriel Sáez, de Go-Fit, lo fía a julio de 2021, pero es optimista: “El sector tiene oportunidad para crecer los próximos 10 años”.

Un escenario propicio para la consolidación del sector

Operaciones. La crisis económica siembra el terreno para la consolidación de un sector muy atomizado, tanto por el número de cadenas como por la importancia de los pequeños gimnasios. Un sector ya de por sí activo: “Sí que podrán darse y acelerarse operaciones; ya se daban antes y con más motivo, aunque lo que deseo es que todo el mundo pueda salir indemne de esto”, dice el fundador de Altafit, José Antonio Sevilla.

Tarifas. Un aspecto en el que coinciden los directivos consultados es en el de descartar una guerra de precios. Estos indican que las cuotas ya están muy ajustadas en cuanto a calidad- precio, y cualquier movimiento puede ser desequilibrante. También al alza, dados los costes mayores de limpieza que deberán sostener y que de momento no trasladarán a los clientes.

Normas
Entra en El País para participar