Banca

Santander empieza a aplicar el registro de jornada en plena desescalada

BBVA tendrá en una semana el 90% de su red de sucursales abierta

VIII Edición del Foro del Consejero.  José Antonio Álvarez Álvarez,  vicepresidente y consejero delegado de Banco Santander
VIII Edición del Foro del Consejero. José Antonio Álvarez Álvarez, vicepresidente y consejero delegado de Banco Santander EL PAÍS

El país poco a poco vuelve a la normalidad, o a lo que se ha dado en llamar la nueva normalidad, tras la pandemia que ha paralizado a más de medio mundo. Banco Santander y BBVA, las dos entidades que más oficinas cerraron durante el estado de alarma, volverán entre esta semana y la que viene a reabrir casi toda su red de sucursales.

 BBVA tendrá ya abiertas a lo largo de la semana el 90% de su oficinas abiertas, y el 50% de la plantilla trabajando ya físicamente desde sus puestos de trabajo, la mayoría en oficinas, ya que en servicios centrales la vuelta está siendo gradual. Además, durante la segunda quincena de este mes, se producirá un proceso de retorno de entre 200 a 300 empleados en la Ciudad BBVA, para preparar el regreso del resto del equipo, y testar nuevas vías de trabajo flexible.

Nada más iniciarse el confinamiento el 15 de marzo, el banco decidió cerrar la mayoría de sus sucursales, y solo ha funcionado con el 30%, el porcentaje más bajo de toda la banca española.

En el caso de Santander, su objetivo es contar con el 75% de sus sucursales abiertas en una semana. A partir de este lunes contará con 2.400 oficinas abiertas, aunque todavía estarán cerradas 860. El 75% de la plantilla de la red y el 35% de los servicios centrales estarán ya trabajando presencialmente.

El banco que preside Ana Botín aprovechará esta semana para eliminar los turnos de teletrabajo y presencial que se habían establecido entre los empleados de la red en este periodo de confinamiento. La entidad, de hecho, comenzó el pasado lunes, 1 de junio, a aplicar el registro de jornada. Santander se ha convertido así en el último banco español en firmar y en poner en práctica este registro.

Sindicatos y empresa firmaron en febrero su acuerdo de registro de jornada, que quería controlar a través de una aplicación que sirviera no solo para el registro en España, sino que pretendía que pudiese utilizarse por toda la plantilla del grupo en el mundo en sus diversas funciones. Pero, según explican fuentes sindicales, la complejidad de la aplicación ha dado problemas. Ello, unido a los cambios en la forma de trabajo durante la crisis sanitaria, ha retrasado la puesta en práctica del registro.

Ahora, los empleados cuentan con otra nueva aplicación, denominada Mi Vuelta. El banco, además, ha puesto en marcha encuestas de salud.

Normas
Entra en El País para participar