Inversión colectiva

Una de cada cinco gestoras de fondos españolas está en pérdidas

La caída del patrimonio en 2020 va a agravar los números rojos; la mayoría son firmas de nueva creación y filiales de grupos extranjeros

Una de cada cinco gestoras de fondos españolas está en pérdidas pulsa en la foto

Las gestoras de fondos de inversión ganaron en España el año pasado 696 millones de euros, un 13% menos que en 2018. Aunque puede parecer un negocio boyante, lo cierto es que está concentrado en muy pocas manos. Las 10 mayores firmas (ocho bancos, una aseguradora y una firma independiente) acapararon el 73% de las ganancias. En cambio, casi una quinta parte de las gestoras presentó pérdidas el año pasado.

De acuerdo con los datos facilitados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), 22 de las 123 sociedades gestoras de instituciones de inversión colectiva registraron números rojos en 2019. Representan el 18% del total.

La mayoría de estas firmas en pérdidas son proyectos empresariales que han sido creados en los últimos años. Este es el caso de Dunas Capital (-600.000 euros), que fue fundada hace dos años y medio, igual que Nao Asset Management (-480.000 euros). Igualmente, las sociedades Alaluz Capital y Anattea Gestión han sido constituidas en los últimos cuatro años.

La entidad que registró mayores pérdidas en 2019 fue Trea Asset Management (vinculada al grupo italiano Mediolanum). En su caso, los números rojos se explican porque la gestora acometió en 2017 un ambicioso proyecto de expansión, con la compra de la filial de gestión de activos de Banco Madrid.

Filiales extranjeras

Entre las gestoras que acumulan resultados negativos en 2019 figuran varias filiales de grupos extranjeros. Como la gestora del banco luxemburgués KBL (ahora denominado Quinteto Private Bank), la del banco suizo Julius Baer, la del alemán Deutsche Bank Wealth Management o la del portugués Novo Banco.

En estos casos, esos números rojos pueden no ser muy significativos porque la sociedad gestora es tan solo una de las patas que los bancos privados tienen para hacer negocio. En este segmento, la forma de cobro al cliente más habitual es por medio de contratos de gestión discrecional de carteras, que se articulan habitualmente a través de sociedades de valores.

En cualquier caso, la situación financiera desencadenada por el Covid-19 hace pensar que los datos de gestoras en pérdidas aumentarán en este ejercicio. El volumen de activos en fondos han caído con fuerza por el deterioro de la Bolsa y la renta fija. Han perdido más de 20.000 millones entre enero y mayo. A menos dinero bajo gestión, menos ingresos por comisiones. Esta situación, unida al estrechamiento de los márgenes, puede acelerar el proceso de concentración en el sector.

Fuerte caída de los incentivos por venta de carteras

Las gestoras entregaron el año pasado a los comercializadores de sus fondos –en la mayor parte de los casos, el banco de su propio grupo– 1.281 millones de euros de los 2.475 millones en comisiones de gestión que ingresaron, según los datos de la CNMV. El 51,8% del total. El porcentaje es elevado, pero supone un descenso notable desde el 61,6% de 2017 y también desde el 53,6% de 2018. En este último año, entró en vigor la directiva Mifid 2, que restringe el pago de incentivos por comercialización (retrocesiones, en la jerga) por parte de las gestoras a los bancos y otros comercializadores. Estos solo pueden recibir dinero si ofrecen asesoramiento o un catálogo de fondos de inversión más allá de los del propio grupo.

Normas
Entra en El País para participar