Baleares y Canarias podrían recibir turistas extranjeros antes del 1 de julio

El Ejecutivo esperará a que Bruselas fije las condiciones. No acelerará los plazos para el resto de autonomías pese a que Italia y Grecia se adelanten

Turistas en una playa de Gran Canaria.
Turistas en una playa de Gran Canaria.

El Ejecutivo español estableció la fecha del 1 de julio para el regreso del turismo extranjero, haciéndolo coincidir con la vuelta a la nueva normalidad entre autonomías, una vez que la movilidad entre distintas regiones esté permitida sin limitaciones.

Pese a ello si ve posible que las autonomías que tengan una mejor situación epidemiologica, que concluyan antes su proceso de desescalada y que estén aisladas por su situación geográfica puedan abrir sus fronteras al turismo extranjero antes de esa fecha. Esas tres condiciones las cumplen Baleares y Canarias. Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores precisaron a Europa Press que esa decisión, en el caso de tomarse, deberá ser consensuada con el resto de autonomías y supondría la apertura a todo el espacio Schengen y no solo a uno o dos países concretos.

Un mensaje dirigido a Baleares y Canarias, que llevan semanas tratando de abrir corredores turísticos con Alemania mediante la negociación privada con aerolíneas y turoperadores. “Para el Gobierno español es importante mantener los criterios de no discriminación del área Schengen y, si algún país queda excluido, debe ser por criterios epidemiológicos, no en virtud de acuerdos entre países”, recalcan esas mismas fuentes. En ese sentido, la consejera de Turismo, Industria y Comercio de Canarias, Yaiza Castilla, avanzó el viernes, tras la reunión de la Conferencia Sectorial de Turismo, que se reunirá el lunes y el martes con los embajadores de Alemania y Reino Unido en España con el fin de “propiciar los acuerdos de colaboración para garantizar esos corredores turísticos y la correspondiente conectividad que haga posible contar con algo de turismo internacional este verano”

El adelanto en la apertura de fronteras y la firma de acuerdos bilaterales con Alemania y Reino Unido serían un balón de oxígeno para los archipiélagos españoles en su lucha con otros destinos de sol y playa que ya han anunciado que abrirán sus fronteras al turismo extranjero antes del 1 de julio.

Italia lo hará el próximo miércoles 3 de junio y Grecia anunció el viernes que lo hará el 15 de junio, aunque desde diferentes puntos de partida. Italia es uno de los países más afectados por el virus, mientras que el impacto en Grecia ha sido muy inferior y se postula como uno de los destinos favoritos para ganar cuota de mercado la próxima temporada alta.

Grecia anunció que los dos principales aeropuertos nacionales (Atenas y Salónica) abrirán el 15 de junio y que el acceso estará permitido a los ciudadanos de 29 países (Albania, Alemania, Australia, Austria,Bulgaria, China, Chipre, Corea del Sur, Croacia, Dinamarca, Eslovaquiaslovenia, Estonia, Finlandia, Hungría, Israel, Japón, Letonia, Líbano, Lituania, Macedonia del Norte, Malta, Montenegro, Noruega, Nueva Zelanda, República Checa, Rumanía, Serbia y Suiza). La elección de estos países, según fuentes del Ejecutivo heleno, se ha llevado a cabo de acuerdo a la información emitida por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA por sus siglas en inglés) y las autoridades sanitarias griegas, teniendo en cuenta que los estados seleccionados comparten una situación epidemiológica similar a la griega.

España seguirá un criterio similar, ya que pretende que sea el Centro Europeo de Control de Enfermedades quien fije los criterios para considerar “seguro” a un país miembro de la UE asi cómo que no pertenezca a la Unión a la hora de permitir la entrada de sus ciudadanos a territorio español. De esta manera dejaría en manos comunitarias la decisión de elección de los países y evitaría que esta fuera la consecuencia de negociaciones bilaterales que pueden ser discriminatorias, algo que no toleraría la Comisión Europea.

El 37% de los alemanes no hará vacaciones

Destinos. Jarro de agua fría para España que esperaba al turista alemán como el salvavidas para el peor verano de la historia. Solo un 13% de los alemanes tiene previsto pasar sus vacaciones de verano en otro país europeo, según una encuesta de la cadena pública ZDF. Un 30% las hará en Alemania y otro 37% de los encuestados afirma que este año renunciará a las vacaciones.

Recomendación. El 15 de junio Alemania levantará el veto para viajar a otros países de la UE. Pese al mensaje del turoperador TUI para que no renuncien a sus vacaciones en Baleares, los discursos políticos son mucho más cautelosos. “Es difícil imaginar que en el Ballermann se puedan mantener adecuadamente las reglas de higiene y de distancia”, afirmó esta semana, en referencia a un local mallorquín muy popular entre los turistas alemanes.

Normas
Entra en El País para participar