Colonial se refuerza con una emisión de bonos a través de su filial francesa SFL

Capta 500 millones de deuda a un coste de un 1,5%. La compañía barajará cancelar deuda hipotecaria y en peores condiciones

Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial (izquierda), y Juan José Brugera, presidente de la inmobiliaria.
Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial (izquierda), y Juan José Brugera, presidente de la inmobiliaria.

Inmobiliaria Colonial ha salido al mercado a buscar financiación en un momento complejo por la crisis desatada por la pandemia de Covid-19 y ha recibido una respuesta positiva del mercado. La socimi presidida por Juan José Brugera ha utilizado a su filial francesa SFL, de la que controla cerca de un 90%, como vehículo para canalizar una emisión de bonos por 500 millones de euros, que ha recibido una sobredemanda de cuatro veces la oferta, según comunicó este jueves la empresa.

La emisión de bonos se estructura a siete años, y devengará un cupón de 1,5% con vencimiento en junio de 2027. “El gran interés de los mercados ha sido la clave para la consecución de unas excelentes condiciones. La demanda ha superado hasta cuatro veces el volumen de emisión. Los bonos se han colocado a una amplia base de inversores europeos de calidad, principalmente en Francia, el Reino Unido y Alemania, con perfiles muy estables como compañías de seguros y fondos de inversión”, según la empresa.

La utilización de la filial francesa, que opera en un mercado de oficinas mayor y más estable que el español, también ha podido favorecer las condiciones de la nueva deuda, según las fuentes consultadas. Hasta ahora, la rama española contaba con 2.600 millones en bonos y la francesa únicamente se había endeudado en 1.200 millones por esa vía, según recogen los resultados del primer trimestre del año. La deuda bruta del grupo Colonial se situaba hasta marzo en 5.117 millones y la neta en 4.582 millones. Esta compañía dispone de activos en París, que aportan el 54% de los ingresos, Madrid y Barcelona, por un valor conjunto superior a los 12.000 millones.

Colonial señaló recientemente que espera un impacto limitado por la crisis respecto a los ingresos por moratorias y renegociaciones de alquileres. "A fecha actual, el impacto de estas negociaciones en la cuenta de resultados es inferior al 2%, si bien podría situarse en un máximo aproximadamente del 6% de las rentas del 2020”, según la empresa.

La nueva emisión “se utilizará para fines corporativos generales”, según la socimi, que podría cancelar deuda hipotecaria y de peores condiciones. Actualmente la vida media de su pasivo es de 4,5 años y cubre los vencimientos durante los próximos cuatro años. El coste medio de la deuda se sitúa en el 1,66%. Entre caja y saldos disponibles, Colonial sumaba a finales de marzo 1.900 millones de liquidez.

La compañía, que cuenta con Pere Viñolas como consejero delegado, recuerda que Standard & Poor’s y Moody’s han confirmado el rating de Colonial en abril de 2020 en BBB+ y Baa2, respectivamente.

En un momento de “alta complejidad”

“Los mercados han vuelto a demostrar su apoyo y su confianza en Colonial”, señala Carmina Ganyet, directora general corporativa, “en un momento de alta complejidad”, debido a la crisis global. “Incrementamos la seguridad de la compañía. Estamos financiados sin garantías hipotecarías y disponemos de una alta liquidez que nos permite tener cubierto cualquier vencimiento hasta 2024”.

Normas
Entra en El País para participar