Colonial prevé un recorte de ingresos por alquileres de hasta el 6% en 2020

La empresa gana un 39% más hasta marzo y prevé rebajar en un 9% el dividendo anunciado para este año

Pere Viñolas (izquierda), consejero delegado de Colonial, y Juan José Brugera, presidente, en la junta de accionistas de 2019 de la inmobiliaria.
Pere Viñolas (izquierda), consejero delegado de Colonial, y Juan José Brugera, presidente, en la junta de accionistas de 2019 de la inmobiliaria.

Colonial prevé “un impacto limitado por la crisis del Covid” en sus ingresos por alquileres, según explicó este miércoles a la prensa Juan José Brugera, presidente de la socimi, con motivo de la presentación de resultados del primer trimestre del año. “Seremos prudentes en lo que queda de año porque entramos en una etapa compleja”, añadió Pere Viñolas, consejero delegado.

La socimi reconoce que el impacto de la crisis en su actividad inmobiliaria, así como en la economía en general continua incierto y, con difícil predicción. Los directivos explicaron que hasta ayer la empresa ha emitido todas las facturas de abril sin, por el momento, ninguna incidencia significativa de impago, que no alcanza al 1% de las rentas de abril. “No obstante, este es un dato provisional que podría variar en las próximas semanas en función de la evolución de la crisis”, se asegura desde la empresa.

La inmobiliaria participada por Qatar Investment Authority reconoce que está teniendo conversaciones individualizadas para atender los problemas de sus inquilinos y actualmente están negociando sistemas de diferimiento o, con carácter excepcional, bonificación en el pago de rentas con un foco especial en todas aquellas empresas que se encuentren en dificultades financieras, como resultado y en el marco de la prohibición del desarrollo de sus actividades en el sector del comercio o del ocio. “A fecha actual, el impacto de estas negociaciones en la cuenta de resultados es inferior al 2%, si bien podría situarse en un máximo aproximadamente del 6% de las rentas del 2020”, señala la empresa.

La socimi catalana cerró el primer trimestre con un resultado neto de 32 millones de euros, lo que supone un 39% más respecto al año anterior. En ingresos por rentas hay un ligero retroceso de un millón hasta quedarse en 86 millones.

Viñolas también avanzó que va a proponer a la junta de accionistas mantener el dividendo en 0,20 euros por acción, la misma cuantía que el pasado año para demostrar la “prudencia” y la “solidez” del grupo que cuenta con oficinas en Madrid, Barcelona y París. Según un comunicado remitido a la CNMV, la compañía ha decidido modificar ese reparto, ya que inicialmente estaba previsto que fuera un 9% mayor. Alcanzará un máximo de 101 millones de distribución de beneficio.

El CEO también aseguró que la socimi mantiene “su apetito inversor” y “sigue mirando oportunidades”, si bien con la misma prudencia por la que ya anunciaron la ralentización del ritmo de inversión y desarrollo de los edificios que tienen en construcción.

Colonial ha decidido aplazar a 2021 inversiones de 60 millones de euros que tenía previstas para este año debido a la crisis de la COVID-19, lo que afectará sobre todo al proyecto de oficinas de Méndez Álvaro, en Madrid. Viñolas subrayó que las inversiones no se pararán, simplemente se pondrá "una marcha un poco más lenta", de forma que las inversiones se pospondrán "entre tres y seis meses".  No obstante, la inmobiliaria prevé acabar el campus de oficinas y viviendas en alquiler de Méndez Álvaro en el año 2023, tal como estaba previsto.

Fortaleza del mercado de París

Pere Viñolas, consejero delegado de Colonial, reconoce que espera que el mercado parisino de oficinas, en el que operan a través de su participada SFL, se comporte de forma más estable que los de Madrid y Barcelona. El consejero delegado también avanzó que este año deberán renovar alrededor del 20% de los contratos de los inquilinos de sus oficinas.

Normas
Entra en El País para participar