Renta fija

Portugal paga menos que España por su deuda a 10 años

La rentabilidad del bono español con vencimiento en 2030 se sitúa en el 0,66% frente al 0,65% del luso

Portugal paga menos que España por su deuda a 10 años

Nuevo balón de oxígeno para las rentabilidades de la deuda europea y en especial para la de los países periféricos, diana de los inversores en los momentos de mayor inestabilidad. A las medidas puestas en marcha por el BCE se suma ahora propuesta de Bruselas de crear un fondo de recuperación europea por importe de 750.000 millones . Esto sirvió para que las rentabilidades de la deuda giraran ayer a la baja, marcando niveles que no se veían desde marzo cuando la pandemia entró en Europa.

El rendimiento del bono español a diez años no fue ajeno a esta corriente y ayer pasó del 0,69% al 0,64%. El mismo comportamiento registraron las referencias a 10 años de Italia y Portugal, con la particularidad de que el rendimiento de la deuda lusa continuó por debajo del español al pasar del 0,68% del martes al 0,63%, niveles de marzo. La última vez que el bono portugués a diez años cotizaba por debajo del español al mismo plazo fue en octubre de 2019, después de confirmarse la victoria del socialista Antonio Costa en las elecciones.

La principal razón que justifica ahora el mejor comportamiento de la deuda portuguesa frente a la española tiene que ver con el impacto más moderado de la pandemia en la economía del país vecino, algo que contribuye a ampliar la diferencia con España. Las previsiones que maneja Bruselas apuntan a una caída de la economía portuguesa del 6,8% en 2020 frente a la contracción del 9,4% que estima para España.

Antonio Zamora, analista de Macroyield, señala además que el déficit público estructural de Portugal es muy inferior al de España, en 2019 alcanzó el 0,5% del PIB, frente al 4% de España. La estabilidad fiscal es una de las cuestiones que más preocupa a los inversores y más en un momento en el que como señala Beatriz Catalán, responsable de Gestión Activa de Ibercaja Gestión, la crisis del coronavirus amenaza con llevar la deuda pública española a niveles no vistos desde el año 1900. Catalán considera que la fragilidad “relativa” que se percibe sobre las cuentas públicas de España explican el peor comportamiento del bono. Por si esto no fuera suficiente la mayor estabilidad política de Portugal se refleja también en la renta fija.

La rentabilidad del bono italiano se situó al filo del 1,5%, ligeramente por debajo del 1,54% previo. El bono alemán se desmarca de esta tendencia. Los inversores apuestan por activos de más riesgo ante la mejora de las perspectivas y dejan de lado aquellos que han servido de refugio en los momentos de mayor incertidumbre. Aunque la rentabilidad del bund repunta ligeramente su rendimiento sigue siendo negativo y se sitúa en el -0,41% frente al -0,42% de ayer.

Al igual que los rendimientos, las primas de riesgo de los países periféricos también se relajan. La española y la portuguesa bajan seis y siete puntos básicos, hasta los 106 y 105, respectivamente mientras la italia recorta cinco puntos básicos, hasta los 192.

Si hace una semana era el pacto entre Francia y Alemania el que insuflaba optimismo al mercado, hoy la propuesta de Bruselas de crear un fondo de recuperación europea por importe de 750.000 millones se convirtió en uno de los catalizadores del mercado. El plan trazado por la CE está basado en la emisión de bonos europeos y su canalización a los gobiernos a través de préstamos reembolsables y transferencias directas, una de las ideas que más reticencias generaba entre los países del norte. Después de semanas en las que el mercado puso en duda la capacidad de Europa de crear un frente común con el que combatir el impacto negativo del coronavirus en la economías, ahora los inversores celebran el entendimiento. Una alegría que se reflejó tanto en la renta fija como en la renta variable.

Normas
Entra en El País para participar