Garamendi garantiza “lealtad institucional” de los empresarios para “poner en marcha el país”

Defiende la extensión de los ERTE hasta diciembre en sectores relacionados con el turismo y el automóvil

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.
El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi.

El presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha hablado hoy públicamente después de que las organizaciones empresariales dejaran en suspenso las reuniones del diálogo social las semana pasada, tras el pacto del Gobierno con EH Bildu para derogar la reforma laboral. En este escenario, el líder empresarial ha garantizado que "desde CEOE siempre vamos a trabajar con independencia, sentido de estado y con lealtad institucional", sugiriendo así que el diálogo social no estaría totalmente roto.

De hecho, fuentes de las negociaciones con el Gobierno aseguran que sigue habiendo contactos entre los técnicos, sobre todo en el seno de las comisión tripartita que se reune los miércoles para estudiar los sectores y condiciones de extensión de los Expecientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del 30 de junio.

En su intervención durante el foro MEDCAP, Garamendi ha repasado algunas de las medidas tomadas para hacer frente a la crisis del COVID-19 y ha señalado que "ahora hay que poner el país en marcha" y que todos deben tener "sentido de Estado" por encima de los intereses particulares y es en ese contexto en el que ha ofrecido la lealtad empresarial.

Garamendi avaló así la comisión tripartita para extender algunos ERTE "incluso hasta diciembre".
Concretamente indicó que los técnicos estarían estudiando dichas prórrogas para el sector del turismo, aunque lamentó que en esa rama de la actividad "vamos tarde". El hecho de que la movilidad esté limitada a dentro de la provincia de cara a hospedarse en los hoteles, "eso y nada es lo mismo", en su opinión.

Al turismo Garamendi añadió la industria del automóvil indicando que ambos sectores suponen prácticamente el 25% del PIB, con lo que "tenemos que ser terriblemente responsables y conscientes de lo que nos estamos jugando". Y se quejó también de que el actual aplazamiento de impuestos "deja fuera a 85.000 empresas", por lo que anunció que "intentaremos hablar de impuestos a futuro" con el Gobierno.

Normas
Entra en El País para participar