El Gobierno propone a Nissan dotar a la planta de Barcelona de un nuevo modelo eléctrico

Maroto: "Queremos que Nissan sea parte del futuro de la automoción española"

La ministra de Industria, Reyes Maroto, durante una rueda de prensa en La Moncloa.
La ministra de Industria, Reyes Maroto, durante una rueda de prensa en La Moncloa. EFE

El Gobierno sigue presionando a Nissan ante un posible cierre de su planta en Barcelona, como parte de su plan de ajustes a nivel mundial para hacer frente al impacto del Covid-19 en su negocio. La ministra de Industria, Reyes Maroto, ha insistido tras el Consejo de Ministros celebrado este martes que el Ejecutivo está trabajando de "manera muy intensa" con la dirección del fabricante de vehículos japonés para diseñar un proyecto de futuro en España.

En ese sentido, el Gobierno, junto con la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y el Consorcio de Zona Franca han remitido a Nissan un plan de viabilidad que incluye inversiones por 300 millones de euros, para garantizar su viabilidad y actividad durante diez años con la producción de un nuevo vehículo eléctrico. Un cifra tres veces inferior a los 1.000 milones que calcula Industria que le costaría a Nissan echar el cierre a su única planta dentro de la Unión Europa, tras la reciente salida de Reino Unido (mantiene una en Sunderland).

"Desde el Gobierno hemos estado trabajando de manera muy intensa con la dirección de Nissan en Japón pensando que hay un proyecto de futuo en España y Europa y hemos puesto encima de la mesa un plan de inversiones de las plantas españolas para garantizar la viabilldad y el futuro de los empleos de los trabajadores. Estamos acelerando la interlocución con Japón para demostrar que hay un proyecto de futuro en el que doten de un nuveo modelo para desarrollar la movilidad eléctrica en España", ha explicado Maroto.

Y es que, la firma japonesa anunciará este jueves su plan de reestructuración, en el que, según adelantó el diario nipón 'Nikkei', acometerá una reducción del 20% en su capacidad productiva hasta 2023 para recudir costes y aligerar el impacto provocado por la crisis del Covid-19 en el negocio. En total, se verían afectados 20.000 puestos de trabajo en todo el mundo, el 15% de la plantilla. En ese sentido, el diario japonés indicaba que Nissan estaría planeando echar el cierre de la planta de Barcelona.

"Queremos dar tranquilidad a los trabajadores de que el Gobierno está defendiendo sus trabajos y le hemos trasalado a Nissan la preocupació que supone. Creemos que Nissan tiene futuro en España y Europa y falta una decisión que esperemos que sea la acertada. Queremos que sea parte del futuro de automoción española", ha concluido la ministra.

Nissan emplea a 3.000 personas en su planta de Zona Franca, y según las estimaciones se verían indirectamente afectados otros 30.000 puestos de trabajo. Ante la incertidumbre que han suscitado los planes de ajuste de la automovilística, los trabajadores mantienen una huelga indefinida desde el 4 de mayo.

Normas
Entra en El País para participar