Juego

Cirsa redujo sus ventas un 6% hasta marzo y encadena dos meses con todo los salones cerrados

Su beneficio operativo se contrajo un 14% en los primeros tres meses del año

Un salón de apuestas de Sportium, propiedad de Cirsa
Un salón de apuestas de Sportium, propiedad de Cirsa

Cirsa, el principal operador español del sector de juego, cerró el primer trimestre de 2020 con una caída del 14,1% de su beneficio operativo, hasta los 88,8 millones de euros, y del 6,1% en sus ingresos de explotación, que retrocedieron hasta 355,7 millones. Cifras que registran en parte el impacto del coronavirus durante el mes de marzo, en el que la compañía tuvo que cerrar de forma paulatina todos sus salones de juego en los nueve mercados en los que opera.

Como destaca la empresa, estos efectos neutralizaron los "buenos resultados" que obtuvo en enero y febrero, y prometen ser mayores en el segundo trimestre del ejercicio. Cirsa cerró sus salones de juego el 8 de marzo en Italia, el 14 de marzo en España con motivo del estado de alarma, o el 25 del mismo mes en México. A punto de acabar el mes de mayo, todos sus salones continúan cerrados y su actividad se limita a las apuestas online de su portal Sportium, también afectadas por la suspensión de las competiciones deportivas. La vuelta al fútbol en Alemania hace unos días, y la prevista para España en la semana del 8 de junio permitirán empezar a recuperar parte de los ingresos perdidos en el conjunto del sector.

En paralelo, Cirsa explica que ante esta situación su equipo directivo está focalizado "en salvaguardar la sostenibilidad de la compañía, gestionando aquellas decisiones que protejan su futuro a corto, medio y largo plazo, entre las que figuran medidas relacionadas con la liquidez y solvencia de la empresa y otras encaminadas a una importante reducción de costes operativos, para así minimizar el impacto derivado del cierre total del negocio hasta la fecha", aunque sin especificar qué tipo de medidas plantea. Cirsa dispuso de 175 millones de euros de liquidez ya contemplados en sus acuerdos de financiación bancaria.

Desde la empresa se explica que sus locales están preparados para reabrir cuando Sanidad así lo permita. Para ello ha implementado medidas integrales de protección de la salud para sus trabajadores y clientes "transmitiendo así la seguridad necesaria para un retorno a la actividad que la compañía espera que se vaya produciendo de forma gradual".

Cirsa presentó a finales de marzo un ERTE para el 83,5% de su plantilla en España, unas 4.500 personas.

Normas
Entra en El País para participar