Ingeniería

Duro Felguera pide que el ICO le facilite 50 millones de liquidez de emergencia

El grupo de ingeniería, que perdió nueve millones en el primer trimestre, ha rebajado el beneficio de 2019 en casi 10 millones de euros

Una sede de Duro Felguera
Una sede de Duro Felguera

Duro Felguera lucha contra las crisis. Contra la suya propia, que arrastra desde 2018, y contra la creada por el Covid-19. Para ello, reclama la ayuda del ICO y de los bancos: a ambos les pide 50 millones de euros. El grupo de ingeniería presentó el viernes 22 de mayo sus cuentas del primer trimestre del año, con unas pérdidas de nueve millones de euros tras provisionar 10 millones  debido a la pandemia.

La compañía también ha aprovechado para corregir los resultados del año pasado, cuando obtuvo un beneficio de 1,4 millones de euros, frente a los 11 millones comunicados a finales de febrero, por varios ajustes contables, entre ellos la valoración de los pasivos en Australia.

La compañía sigue negociando con sus bancos una solución que no acaba de llegar. El grupo de mayores acreedores, denominado G5 y formado por Santander, BBVA, Sabadell, CaixaBank y Bankia, debe ahora decidir cuál es el siguiente movimiento. José María Orihuela, el consejero delegado de la compañía, ha insistido en una conferencia con periodistas que la compañía necesita liquidez. “Queremos que la línea sea de unos 50 millones y que cuente con la garantía del ICO”, ha señalado el directivo.

La empresa podría contar con elescudo del banco público, que garantizaría entre el 60% y el 70% de ese dinero a las entidades financieras, al utilizar las facilidades anti-Covid puestas en marcha por el Ministerio de Economía. El objetivo es que sus bancos de toda la vida le concedan esa liquidez de emergencia. La posición de tesorería a cierre de marzo de 2020 alcanzaba 91millones de euros y la deuda bruta, a 95,8 millones de euros.

Al margen de la liquidez, Duro Felguera refleja en su informe anual tres requisitos para cumplir su plan de negocio para los próximos 15 meses. Primero, fondos de la venta de activos no estratégicos por importe entre 10  y 15 millones de euros. Segundo, una dispensa que evite que tenga que devolver el crédito con la banca, pues este se encuentra en supuesto de vencimiento anticipado. Y tercero, la necesidad de avalespara proyectos en cartera y nueva contratación por 40 millones euros.

El CEO de la compañía ha señalado que ni siquiera han pensado en solicitar el concurso o el preconcurso de acreedores y que continúa negociando soluciones de cara a su futuro. También sondea la posible incorporación de un nuevo socio. “Estamos dispuestos a que cualquier inversor participe en la compañía pero siempre por los cauces de la legislación”, ha sentenciado.

Normas
Entra en El País para participar