Covid-19

Las aerolíneas, órganos sanitarios y de aviación insisten en que volar es seguro

La EASA y el ECDC abogan por los filtros HEPA, generalizados ya en las flotas, para esterilizar el ambiente en las cabinas

Uno de los viajeros del primer avión que ha llegado hoy a Valencia desde el extranjero, en vuelo de Swiss procedente de Zurich (Suiza).
Uno de los viajeros del primer avión que ha llegado hoy a Valencia desde el extranjero, en vuelo de Swiss procedente de Zurich (Suiza).

El sector aéreo ha insistido en la jornada de hoy en que volar es seguro, apoyándose en el protocolo de salud y seguridad en la aviación elaborado por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA por sus siglas en inglés) y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). A fecha de su publicación, se afirma desde el sector, no ha habido contagios de Covid-19 a bordo de un avión.

Ambos órganos recomiendan hacer guardar una distancia en los aeropuertos de 1,5 metros entre los viajeros; el uso de mascarillas (obligatorio para mayores de 6 años); aumentar la limpieza de las instalaciones, o fomentar las medidas de higiene entre el pasaje y el personal de las aerolíneas.

La AESA y el ECDC desaconsejan el uso de mascarillas caseras de tela, siendo necesarias mascarillas médicas que tapen boca, nariz y barbilla

Cuando sea posible, cita el protocolo, debe evitarse el contacto con superficies y se hace aconsejable el uso de alternativas electrónicas para la gestión de billetes y el proceso de facturación. Los aeropuertos han de contar con información visible sobre las medidas de prevención e higiene, al igual que los propios aviones (preferiblemente en formato audiovisual).

La AESA y el ECDC desaconsejan el uso de mascarillas caseras de tela, siendo necesarias mascarillas médicas que tapen boca, nariz y barbilla. Este material de prevención deberá utilizarse durante todo el viaje y cambiarse cada cuatro horas, o antes si se humedece.

Durante el embarque y desembarque se obliga a la puesta en marcha de procedimientos especiales para guardar la distancia de seguridad. Cuando no sea posible, se implementarán medidas adicionales de mitigación del riesgo, como es la higiene de manos o la etiqueta respiratoria. También se señala que debe minimizarse, cuando no evitarse, el equipaje de mano.

Ya en vuelo, las aerolíneas van a simplificar el servicio a bordo para evitar en lo posible el contacto con los viajeros y se evitarán las colas para ir al baño. La guía aboga por el uso o instalación de filtros HEPA para eliminar partículas del ambiente. Al respecto, las compañías aéreas aseguran que esta tecnología, común en la mayoría de las flotas, renueva y filtra el aire de las cabinas cada dos o tres minutos con una efectividad en cuanto a la eliminación de gérmenes y bacterias del 99,9%.

Espacio entre pasajeros

El protocolo de la AESA y el ECDC entra en la polémica sobre si deben dejarse asientos vacíos, pidiendo a las aerolíneas que hagan los posible por garantizar distancias de seguridad siempre que la ocupación del vuelo lo permita.

A los pasajeros que no cumplan con las medidas requeridas, se les ha de denegar el acceso al aeropuerto o al avión. Si el problema surge a bordo, se les tratará según el protocolo establecido para pasajeros conflictivos.

Normas
Entra en El País para participar