Energía

Cepsa da un vuelco a su organización para impulsar su crecimiento

El consejero delegado, Philippe Boisseau, diseña un staf con buen número de fichajes externos

Sede de Cepsa,en Madrid.
Sede de Cepsa,en Madrid.

Cepsa acaba de dar a conocer la estructura organizativa que ha diseñado el nuevo consejero de delegado de la compañía, Philippe Boisseau, así como la composición del Comité de Dirección. Este será el encargado de abordar un nuevo plan estratégico para la etapa que se inauguró el otoño pasado tras la venta de un 38,5% a Carlyle por parte del que fuera propietario único de la petrolera española, el fondo de Abu Dabi Mubadala. Una estrategia, cuya presentación se demorará hasta finales de este año debido a la crisis sanitaria por el covid-19.

Cepsa contará con cinco áreas de negocio: Exploración y Producción, Refino, Química, Comercial y el área de Trading, Gas y Electricidad y Renovables. Según una nota de prensa, "la nueva organización estará dirigida por un equipo compuesto por ejecutivos recién contratados con amplia experiencia internacional en los sectores del petróleo, el gas y la química, junto con profesionales de extensa trayectoria en la compañía", que trabajarán "para diseñar una estrategia basada en la expansión internacional y el desarrollo de nuevos negocios que impulsen la transformación y el crecimiento de Cepsa en el contexto de un panorama energético y un entorno de mercado en continua evolución".

El Comité de Dirección, al que se incorpora por primera vez una mujer, estará integrado, además del CEO, por los responsables de las líneas de negocio y de las siguientes áreas de servicios transversales: la de Exploración y Producción la dirigirá Alex Archila, quien se incorpora a Cepsa después de 36 años en el sector, en empresas como BHP y Chevron; en la de Refino seguirá como responsable Antonio Joyanes, quien cuenta con más de 20 años de experiencia; la de Química la encabezará Paloma Alonso, procedente de Dow, compañía en la que ha desarrollado su carrera, y también dirigirá el área de ESG (Environmental, Social and Governance); al frente de Comercial estará Pierre-Yves Sachet, procedente de Total (también llevará la dirección de Crecimiento Estratégico de la Compañía); de Trading, Gas y Electricidad y Renovables se encargará el propio Boisseau, mientras que Servicios Financieros, Económicos y Generales la dirigirá Salvador Bonacasa, Recursos Humanso, Carlos Morán y Legal, el secretario general, Ignacio Pinilla.

Se crea, asimismo, la dirección de Tecnología y Operaciones, función horizontal de nueva creación, que llevará José Manuel Martínez, en tanto que Juan Vera, supervisará Proyectos Especiales, "que requieren de especial enfoque ejecutivo y continuará reportando directamente al CEO. De este dependerá, entre otras, el área de Comunicación y Relaciones Institucionales.

Las líneas estratégicas de la nueva Cepsa se centrarán, en cuanto al área de exploraci´exploración on y producción, en Emiratos Árabes y Argelia, y siempre con proyectos en línea con la capacidad y dimensión de la empresa y bajos costes de producción; en refino buscará ser más eficiente y más verde y en el área de renovables, en el desarrollo de 500 a 600 MW en cinco años. En la estrategia de la petrolera no figura, sin embargo, la comercialización de gas y luz en el mercado minorista.

Doble crisis

El pasado 11 de mayo, Cepsa anunció unas pérdidas de 556 millones de euros en el primer trimestre de este año, frente a los 151 millones de beneficio del mismo periodo de 2019. La doble crisis que ha azotado al sector petrolero (por un lado, el derrumbe de las cotizaciones del crudo y, por otro, el de la demanda internacional de combustibles por la pandemia de coronavirus), forzó a la compañía a provisionar 350 millones de euros por la menor valoración de los inventarios de crudo y productos petrolíferos y otros 188 millones por un deterioro neto de los activos de exploración y producción por importe por la depreciación del barril de petróleo en el trimestre. En total, 538 millones.

La situación ha forzado a aplicar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) en su red de estaciones de servicio que afectará a 2.586 empleados; a recortar las inversiones previstas para este año en un 20% y a retrasar el pago de dividendo “hasta que haya una mejor visibilidad de la evolución de la crisis y su impacto en los mercados”.

 

Normas
Entra en El País para participar