Francia veta el cierre de plantas de Renault

El Gobierno francés es el principal accionista de la firma del rombo con el 15% del capital

Planta de Renault en Flins (Francia).
Planta de Renault en Flins (Francia). AFP

El primer ministro francés, Édouard Philippe, ha afirmado este miércoles que su Gobierno, accionista de referencia de Renault, será "intransigente" sobre el cierre de plantas de la marca del rombo en el país.

"Seremos intransigentes en la preservación de las plantas de Francia. Es una empresa mundial pero su raíz francesa es evidente, y seremos exigentes sobre este punto", ha asegurado Philippe en el Senado.

El semanario Le Canard Enchaîné asegura en su edición de este miércoles que la empresa planteará la próxima semana el cierre de cuatro plantas en Francia, entre ellas la emblemática de Flins, dentro de su plan estratégico.

Philippe ha afirmado que es prematuro valorar esas informaciones, y ha pedido que se aguarde a la presentación oficial del plan, pero ha indicado que en su condición de accionistas vigilarán que la empresa no pierda su carácter francés.

"Francia será el centro mundial para Renault de ingeniería, investigación, innovación, desarrollo. Es un elemento precioso para preparar el futuro", ha señalado el primer ministro.

El jefe del Gobierno ha mostrado su oposición en especial a la planta de Flins, "que supone algo importante para la empresa y que debe ser, dentro de lo posible, preservado, porque es importante, porque está en Francia".

Philippe, que ha reconocido que Renault es una empresa global, ha indicado que, sin embargo, debe tener "cierta responsabilidad a la hora de tener en cuenta las necesidades del país que le acoge y que, en cierta manera, le da vida".

El Estado francés es, con algo más del 15 % del capital, el principal accionista de la marca del rombo.

El primer ministro ha admitido que en las circunstancias actuales, en las que la crisis sanitaria del coronavirus ha hundido las ventas de coches, Renault debe afrontar reformas, pero ha invitado a la empresa a hacerlo "con una estrategia ofensiva".

"El fabricante debe formular un plan no defensivo, sino ofensivo", ha insistido Philippe, que ha recordado que, como otras empresas del sector, Renault debe adaptarse al coche eléctrico o a la reducción de gases contaminantes en un contexto muy competitivo.

Normas
Entra en El País para participar