Las exportaciones cayeron un 14,5% en marzo y retroceden a niveles de 2013

Las ventas de alimentos y medicamentos se dispararon un 12,9% y un 17,3% y amortiguaron solo parcialmente el desplome del resto de sectores

Contenedores en el Puerto de Shangai.
Contenedores en el Puerto de Shangai.

Las empresas cuyo negocio dependen de las compras de otros países han sufrido un impacto sin precedentes con la crisis del coronavirus. El balance del mes de marzo, en el que todos los países de la Unión Europea (nuestro principal cliente a donde se dirigen el 70% de las exportaciones) empezaron a cerrar las fronteras y a confinarse en sus casas, muestra una fotografía inédita y trágica.

Las exportaciones españolas retrocedieron un 14,5% respecto a marzo de 2019 hasta los 21.769 millones de euros, lo que supone regresar a niveles de 2013, en plena crisis de la deuda europea. De los nueve grandes sectores que analiza la estadística de la secretaría de Estado de Comercio, solo hay dos sectores (alimentos y química) cuyas ventas al exterior crecieron. El resto se desploma. La razón está en que ambas actividades fueron declaradas servicios esenciales en toda Europa, ya que los ciudadanos de la UE tenían que tener garantizado el suministro de alimentos y medicamentos, incluso durante el encierro en sus casas.

Las exportaciones de alimentos subieron un 12,9% en marzo y se situaron como el primer sector exportador, con una cuota del 21,9% del total. Frutas, hortalizas y legumbres fueron los productos más vendidos, con 2.058 millones y un crecimiento del 13,6%, seguido ya a mucha distancia por los productos cárnicos, con 816 millones y un alza anual del 32%. La subida de ventas en el sector químico obedece en exclusiva a la demanda de medicamentos, que registraron en marzo unas ventas de 1.147 millones y un incremento del 17,3%.

En el otro lado, el desplome de todos los sectores ligados a la industria y al consumo. El más damnificado fue el automóvil, con una caída de las ventas del 33,7%, debido al desplome de la demanda en los principales mercados. En ese mes, las matriculaciones cayeron un 85,4% en Italia, un 72,2% en Francia, un 44,4% en Reino Unido y un 37,7% en Alemania. Los datos de abril, hechos públicos por la patronal europea de los constructores, abunda en esa tendencia, ya que las matriculaciones se hundieron un 78% en el conjunto de la Unión Europea.

En segundo lugar figura el sector tradicionalmente más exportador, el de bienes de equipo, donde las ventas al exterior bajaron un 18,1%, debido en gran medida a la paralización de la demanda para el sector de transporte, lo que incluye bienes ligados a ferrocarriles, carreteras, buques o aeronaves.

En este escenario de escasa demanda, el Club de Exportadores e Inversores reclama a las autoridades españolas, de acuerdo con las comunitarias, que planifiquen una eliminación paulatina de las restricciones a la movilidad internacional, tanto en la Unión Europea como en el resto del mundo, para que las empresas exportadoras españolas puedan recuperar lo antes posible su actividad y comiencen a sumar su potencial a la recuperación económica. “Los datos registrados en marzo anticipan un durísimo impacto de la crisis del COVID-19 en el segundo trimestre del año”, advierte Antonio Bonet, presidente del Club de Exportadores. En una reciente encuesta realizada por el Club de Exportadores, el 80% de las empresas españolas con actividad internacional reconocía que la pandemia está ocasionando efectos muy negativos o bastante negativos en su negocio exterior.

 

 

Normas
Entra en El País para participar