El Gobierno impondrá el uso obligatorio de la mascarilla en los lugares públicos

La protección es solo forzosa ahora en el transporte público: autobús, metro y cercanías

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.
La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. EFE

María Jesús Montero, la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, ha señalado en rueda de prensa que se solicitará una nueva prórroga de un plazo aproximado de un mes. Lo hará oficialmente en el próximo Consejo de Ministros, que se celebrará el próximo martes.

Una de las medidas que ha anunciado es que la mascarilla será obligatoria en todos los espacios públicos, después de haber escuchado a las comunidades autónomas. Hasta ahora, su uso solo es forzoso en el transporte público, como el autobús, el cercanías y el metro.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha declinado dar más detalles sobre la medida, de manera que se desconoce el alcance real de la obligoriedad, si será necesario en la calle o solo en establecimientos. Illa ha emplazado a próximas negociaciaciones y a la orden ministerial que previsiblemente se publicará esta semana.

Esta medida se suma a la flexibilización de las franjas horarias en los municipios de hasta 10.000 habitantes, que ha comunicado esta mañana el presidente del Gobierno a los presidentes de las 17 comunidades autónonomas.

La ministra ha lanzado un aviso a navegantes: "Todavía persisten riesgos y son fundamentales las medidas, como la restricción de la movilidad. Tenemos que mantener la cautela y la prudencia necesarias. Ni las prisas ni las presiones ni los discursos que incentiven la confrontación son positivos".

Así, Montero ha invocado a la responsabilidad de las fuerzas políticas, a las que ha solicitado que voten a favor de la renovación del estado de alarma, que deberá ser esta vez en torno a un mes con el objetivo de llegar hasta el final del proceso de desescalada.

Montero ha comenzado su intervención apuntando que las cifras de la epidemia del Covid-19 tienen una tendencia "positiva" pero que aún hay algunos riesgos que se deben controlar, lo que explica, según ha dicho, que sea "fundamental" mantener las restricciones de la movilidad que contempla el estado de alarma que, según ha destacado, ha salvado "300.000 vidas".

De ahí que el Gobierno defiende la necesidad de mantener la "cautela" y "prudencia" necesarias. "No hemos llegado al final del camino. Por, ni las prisas ni las presiones ni los discursos que alimentan agravios son buenos consejeros", ha dicho la portavoz del Ejecutivo.

Normas
Entra en El País para participar