Fiat confirma que pedirá préstamo de 6.300 millones a Italia por la crisis

El grupo italoestadounidense ya ha recurrido a las líneas de crédito con la banca privada con el fin de ganar liquidez

Coches de Fiat.
Coches de Fiat. AFP

Fiat Chrysler Automobiles (FCA) ha confirmado que solicitará al Estado italiano un préstamo de hasta 6.300 millones de euros para hacer frente al impacto del coronavirus, que le ha obligado a suspender temporalmente la producción en Europa y Estados Unidos.

FCA está inmersa en plena fusión con PSA para crear el cuarto grupo automovilístico más grande del mundo por volumen de ventas.

FCA explicó que se ha iniciado el trámite con el banco Intesa Sanpaolo "para completar una línea de crédito de tres años destinada exclusivamente a las actividades italianas del grupo y al apoyo de la cadena de suministro automotriz en el país, compuesta por alrededor de 10.000 pequeñas y medianas empresas, tras la reapertura de la plantas italianas a finales de abril".

El grupo automovilístico que cerró sus fábricas en Italia durante cerca de dos meses, explicó que según el decreto gubernamental de apoyo a las empresas se puede pedir liquidez por un 25% de la facturación consolidada y por tanto en el caso de FCA en Italia es de 6.300 millones de euros.

FCA está inmersa en la negociación de los planes para una fusión a iguales con el grupo automovilístico francés PSA, fabricante de Peugeot, Citroën y Opel, y recientemente ambas anunciaron que no pagarán el dividendo ordinario en 2020 correspondiente al año fiscal de 2019, como consecuencia de la crisis del coronavirus.

El sector automovilístico es uno de los más afectados por los efectos derivados de la pandemia del Covid-19 y FCA, al igual que muchos fabricantes, ha recurrido a las líneas de crédito con el fin de ganar liquidez. El vicepresidente de la Comisión Europea para el Pacto Verde, Frans Timmermans, se ha mostrado este viernes a favor de las ayudas públicas a la industria automovilística en una entrevista que publica el diario italiano La Stampa.

"La crisis nos ha enseñado que necesitamos al estado, a nivel nacional y europeo, y ahora tenemos un apoyo financiero que se necesita", ha apuntado, subrayando que la industria de la automoción necesita el apoyo de los gobiernos, al igual que el turismo y las aerolíneas.

"Necesitamos un plan pensado democráticamente para evitar que estos sectores quiebren en nombre del interés común", ha afirmado Timmermans.

Ha considerado que la industria automovilística "une a todos los países" europeos, porque "un automóvil no se construye en Alemania sin Italia y viceversa". Así, ha destacado que si se rompe este mecanismo se pierden empleos, producción industrial y la capacidad de competir a nivel global.

En este sentido, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha defendido este viernes en la reunión informal de responsables de Industria y Mercado Interior de la UE un plan específico de recuperación para el sector de la automoción, que genera un volumen de negocio que supone el 7% del PIB del continente y da trabajo a casi 14 millones de personas de manera directa e indirecta.

Normas
Entra en El País para participar