Coyuntura

Los alimentos se encarecieron un 4% en abril, con una subida del 6,9% en los frescos

El IPC de abril baja siete décimas hasta el -0,7%

IPC Abril Pulsar sobre el gráfico para ampliar

La inflación bajó siete décimas en el mes de abril, hasta un dato interanual del -0,7%, según ha publicado el INE hoy, una cifra en extremo condicionada por la situación de confinamiento. El INE, de hecho, explica que ha elaborado dos agregados para medir la evolución de los precios, teniendo en cuenta "los bienes y los servicios que la mayoría de los hogares han seguido consumiendo en la situación actual". Así los artículos a la venta durante el confinamiento se encarecieron un 1,1% sobre el mes anterior, mientras los servicios se abarataron un 1,5%.

Destaca en la evolución de los precios de abril el encarecimiento de los alimentos: han subido un 4% sobre el año pasado, y un 2,6% sobre marzo. El efecto del coronavirus sobre las líneas de producción y suministro se ha reflejado en particular en los alimentos frescos, que disparan sus precios un 6,9% interanual (tres puntos más que en marzo), aunque también se nota en los envasados, aumentan su tasa anual seis décimas, hasta el 2,2%; un 0,7% en términos mensuales.

El mayor incremento sobre el mes pasado lo registran las legumbres y hortalizas frescas, un 10,4%. Le siguen el marisco fresco (3,5%), el pescado fresco (2,7%) y las patatas (2,6%). No obstante, no todos los alimentos frescos suben: la carne de ovino (más demandada en restaurantes y actos sociales) experimenta una caída de precios del 2,1%. En los alimentos envasados destaca la subida de precios de la pizza (con una tasa mensual del 3,6%) y las pastas alimenticias y los zumos de frutas (2,5%), todos en términos mensuales.

Al contrario, durante el confinamiento los precios de los servicios que, estima el INE, se siguieron consumiendo durante el confinamiento: han bajado, un 1,5% mensual. Es particularmente violenta la caída de las gasolinas: un 18%, coincidiendo con un mes en el que el precio del petróleo cotizado en Estados Unidos (el West Texas) bajó por debajo de cero ante el exceso de oferta.

No obstante, durante el confinamiento el uso del vehículo privado ha sido residual, y los transportes de mercancías se limitaron a los servicios esenciales. La electricidad, debido a la fuerte caída de la demanda por parte de industria y comercio, se abarató un 5,8% en el mes y un 19,9% sobre el año anterior. El precio del gas se mantuvo estable en el mes y se abarata un 3,5% en el interanual.

Repercusión en IPC general

La categoría de transporte de hecho, representa casi la totalidad del descenso de los precios en el mes: aporta 6,99 décimas negativas a la inflación interanual de las siete que baja el IPC. Este dato del -0,7%, en todo caso, hay que tomarlo con cautela. "La evolución de la tasa anual del IPC general de abril es representativa del comportamiento de los precios en su conjunto", explica el organismo estadístico.

 Así, la mayoría de los 479 artículos que representan la cesta de la compra han estado disponibles durante el confinamiento, por lo que el INE los ha incluido en su cálculo. "Sin embargo, una parte de los servicios de la cesta no están disponibles para su consumo debido a sus especiales características. Éstos son, por ejemplo, los servicios de restaurantes, bares y cafeterías, los servicios de alojamiento (campings, hoteles, apartamentos), los vuelos o los paquetes de viaje".

Para las categorías que no se han comercializado, sus precios han sido estimados; han sido un 30% de la cesta de la compra y su efecto sobre el IPC ha sido prácticamente nulo. De hecho, mientras el epígrafe de servicios para el hogar aporta 2,5 décimas negativas al IPC general, compensando las 2,8 que aportan los alimentos. El resto de categorías apenas tiene impacto en el IPC general.

El INE también ha mantenido sin cambios las ponderaciones en la cesta de la compra. Así, el dato de IPC está extremadamente condicionado, admite el propio INE, por la excepcional caída del combustible, partida con un alto componente en la cesta de la compra que se ha mantenido este mes pese a la obligación de no salir de casa. Los cambios metodológicos han sido coordinados a nivel europeo por Eurostat.

El INE añade que la recogida de información también se ha visto alterada, al suprimirse las visitas al establecimiento se ha suprimido, sustituyéndose por el contacto telefónico con los informantes o la obtención de la información a través de Internet.

 

Normas
Entra en El País para participar