Wallbox completa ronda de financiación de 23 millones y mantiene inversión en Barcelona

Los fondos se destinarán a impulsar el crecimiento de la firma en China y Norteamérica

Vehículo eléctrico cargando.
Vehículo eléctrico cargando.

Wallbox ha completado una ronda de inversión de 23 millones de euros tras cerrar a principios de marzo un segundo tramo por valor de 12 millones. El fondo de capital de riesgo Seaya Ventures ha sido el principal inversor, y también han participado Iberdrola y Endeavor Catalyst.

Según ha detallado la compañía catalana de cargadores eléctricos, los fondos se destinarán a impulsar el crecimiento de la firma en China y Norteamérica, así como a ampliar su innovación tecnológica y sus esfuerzos en I+D.

"Creemos que las innovadoras como Wallbox tienen un papel importante en la remodelación del sector de la movilidad en los próximos años y nuestro compromiso con empresas que lideran el camino hacia tecnologías más sostenibles, como la automoción eléctrica, es más fuerte que nunca", ha comentado la fundadora y socia directora de Seaya, Beatriz González.

Por su parte, el responsable global de Smart Mobility en Iberdrola, Luis Buil, ha señalado que dicha inversión reafirma que la movilidad sostenible será uno de los sectores "clave" en la recuperación de la economía tras el impacto sufrido por el Covid-19.

Wallbox fabrica cargadores para el mercado chino en Suzhou mediante una joint venture con Changchun FAWSN. La capacidad de la factoría es de 100.000 unidades por año. También abrió oficina en Mountainview, California, el año pasado para distribuir sus cargadores en EE UU, Canadá y México.

La compañía también informó a principios de marzo de la apertura de nuevas instalaciones en la Zona Franca de Barcelona para producir 500.000 cargadores de coche eléctrico al año y, pese a la incertidumbre que ha generado el coronavirus en el sector de la automoción, con el cierre temporal de plantas de producción y concesionarios, la empresa mantiene sus planes de inversión en la Ciudad Condal: cinco millones de euros en cinco años.

"Seguimos comprometidos con nuestro plan de crecimiento y tenemos los recursos para ejecutarlo", ha afirmado el consejero delegado de la empresa, Enric Asunción, en declaraciones a CincoDías.

Las nuevas oficinas ocuparán una superficie de 11.000 metros cuadrados en tres edificios, lo que le permitirá seguir creciendo y dar respuesta a la necesidad de infraestructura de carga en las casas, empresas y ciudades para impulsar modelos más sostenibles de movilidad.

Además, según Asunción, Wallbox también mantiene la previsión de contratar 150 personas este año, la mayor parte ingenieros, para llevar a cabo su plan de negocio, aunque las incorporaciones están sufriendo algo de retraso debido al confinamiento.

Actualmente, cuenta con una plantilla de 200 empleados y ha presentado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) parcial a un "pequeño porcentaje" debido a la situación que ha desatado la pandemia.

La empresa pretende así abrir una etapa de expansión para desarrollar nueva tecnología y fabricar productos para todo el mundo. Ahora vende en 40 países y, además de entrar en EE UU, China y Japón, está desarrollando sus actividades comerciales en mercados emergentes de vehículos eléctricos como América Latina, Oriente Medio y Asia-Pacífico.

Wallbox, fundada en 2015, diseña, desarrolla y fabrica cargadores inteligentes de vehículos eléctricos e híbridos enchufables, para uso doméstico o empresarial. En 2019, obtuvo 9,4 millones de euros en ventas y tiene acuerdos con Nissan, Mitsubishi, Hyundai, Kia, Smart, Mercedes-Benz, Seat, Jaguar Land Rover y BMW, además de con Iberdrola, Scottish Power y Octopus Energy

Normas
Entra en El País para participar