Tribuna

La “nueva normalidad” en las estaciones de servicio

Las gasolinares se preparan para el desafío del Covid-19

El Covid-19 está cambiando drásticamente nuestros hábitos. Lo que antes era normal, ahora es peligroso por la amenaza de un posible contagio. Tendremos que habituarnos a esta nueva realidad. Mientras tanto, los negocios deben irse adaptando y el sector de las estaciones de servicio ya lo está haciendo.

De hecho, grandes operadores están implementando medidas dirigidas a reducir la actividad directa en sus tiendas, por ejemplo, se están vendiendo los productos de las tiendas a través de empresas de mensajería. Y es que evitar acceder a espacios cerrados y salvaguardar las distancias sociales ha obligado a muchos a reinventar su modelo de negocio. A partir de ahora, el repostaje de los españoles deberá ser rápido y sin puntos de contacto, pero sin dejar de ser seguro.

¿Cómo vamos a gestionar esto?

Una medida es el pago directo en el surtidor, que ahorra tiempo y reduce la interacción con otros. En esta línea, el material de higiene es más necesario que nunca. También, que los sistemas de seguridad no estén supeditados a la actuación del empleado de la estación es clave. Estos evitarán el contagio confinados en el interior de la estación. Las estaciones debieran contar con un sistema de detección y extinción automáticos de incendios que aseguren la seguridad en el punto de suministro y el control por parte de la empresa suministradora, sin depender de la actuación del empleado.

Todas estas medidas ya las cumplen las estaciones automáticas desde hace mucho. El tiempo nos ha dado la razón, y ahora más que nunca se ve necesaria nuestra aportación al mix del repostaje en España. Gracias a que cumplimos todas estas medidas, tanto los usuarios de las grandes urbes como los de la llamada España despoblada han podido hacer uso del surtidor de una estación automática, necesario para continuar con los servicios esenciales durante la pandemia, sin mermar un ápice la seguridad de la estación.

Debemos seguir estando a la altura de las circunstancias, al igual que el resto de sectores. Contamos con un gran aliado: la tecnología, para mejorar, desarrollar y reforzar el sector y continuar proporcionando un servicio que es indispensable para que España no pare.

Manuel Jiménez Perona, presidente de la Asociación Nacional de Estaciones de Servicio Automáticas (Aesae)