Ford Almussafes inicia mañana la negociación del ERE de extinción previo a la crisis

La compañía planteó el expediente para 410 trabajadores por un reajuste en la producción antes de que estallara la crisis sanitaria

Un trabajador de la planta de pintura de Ford en Almussafes (Valencia) revisa una carrocería.
Un trabajador de la planta de pintura de Ford en Almussafes (Valencia) revisa una carrocería. EFE

Los representantes de la dirección de la planta de Ford Almussafes y de los trabajadores retomarán este martes la negociación del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de extinción que la compañía planteó para 410 trabajadores por un reajuste en la producción antes de que estallara la crisis sanitaria.

La empresa ya entregó la documentación del ERE en una primera reunión celebrada el 10 de marzo, antes de que el coronavirus obligara a detener la fábrica valenciana.

Ford Almussafes está ahora inmersa en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas organizativas y productivas ante su vuelta a la actividad el 4 de mayo. Con el 60% de la plantilla -4.400 trabajadores de más de 7.000- y tras una semana en marcha, se inicia la negociación de despidos por una bajada de la fabricación diaria de la planta de 100 coches, pasando de 1.740 a 1.640 unidades.

El sindicato UGT, mayoritario en la planta, ha reclamado que el ERE se abra a toda la fábrica y se minore la cifra del excedente de empleo con la puesta en marcha de la nueva planta de baterías, una vez esté asegurado que el 100% sea plantilla de Ford.

En 2019, Almussafes sufrió cuatro ERTE y recibió la mala noticia de que dejará de fabricar los motores Ecoboost de 2.0 y 2.3 litros, después de que Ford decidiera que la nueva generación de estos propulsores se producirá en Norteamérica a partir de 2022. De momento, la compañía no ha planteado ninguna alternativa para suplir dicha falta y quedan en peligro 980 empleos.

 

Normas
Entra en El País para participar