Las ventajas de Disney sobre Netflix son ahora sus defectos

Los parques temáticos y la taquilla parecían apuestas más seguras que el 'streaming'

Parque de Disney en Shanghái (China), el 5 de mayo.
Parque de Disney en Shanghái (China), el 5 de mayo. Getty Images

La pandemia ha cambiado las matemáticas de los inversores ante Disney y Netflix. Los parques temáticos y la taquilla del primero parecían apuestas más seguras que el streaming, y la tendencia del segundo a gastar miles de millones en series y películas con la esperanza de impulsar un rápido crecimiento de suscriptores era arriesgada en comparación. El distanciamiento físico interpersonal y las cuarentenas lo han cambiado todo.

Disney informó el martes de que sus ganancias de enero-marzo cayeron un 91%, hasta 475 millones de dólares, respecto a un año antes, a pesar de los mayores ingresos. Peor aún, es solo una muestra de lo que está por venir, ya que hasta mediados de marzo no cerró los parques, despidió a miles de empleados, recortó drásticamente los salarios de los ejecutivos, aplazó estrenos e intentó reforzar su balance. La mayor parte de su negocio está afectada, incluido el canal deportivo ESPN, que pierde anunciantes y no tiene eventos en directo.

Hay un punto positivo, gracias al producto similar a Netflix que el ex-CEO Bob Iger lanzó fortuitamente el año pasado. A diferencia de los servicios de Comcast (Peacock) y AT&T (HBO Max), que llegan tarde, al menos Disney+ funciona ya. En abril, Disney dijo que tenía 50 millones de suscriptores, en camino de su objetivo a cinco años de 90 millones.

Pero Netflix tiene la fortaleza... sin los problemas. En abril anunció el doble de nuevos suscriptores netos de lo esperado: más de 180 millones en total. Las restricciones en la producción han frenado su fuerte gasto de efectivo, y 19.000 millones en obligaciones de contenido significan que está bien surtida para varios meses.

Desde principios de año, Netflix ha subido un tercio en Bolsa, mientras que Disney ha bajado casi tanto. Sus valores de mercado son prácticamente iguales, algo menos de 190.000 millones de dólares. Las métricas del mercado sugieren que las acciones de Netflix ya son ya menos volátiles que las de Disney en relación con el S&P 500. Las ventajas de Disney son, por ahora, sus defectos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías