Ford Almussafes reabre a un tercio de su capacidad y con 4.400 trabajadores

La factoría valenciana prevé roperar al al 100% de su capacidad tras el verano

El director de Fabricación de Ford España, Dionisio Campos, aplaude junto a un grupo de empleados la salida del primer vehículo de la línea de montaje de Almussafes tras la reactivación de la producción.
El director de Fabricación de Ford España, Dionisio Campos, aplaude junto a un grupo de empleados la salida del primer vehículo de la línea de montaje de Almussafes tras la reactivación de la producción.

Ford ha reanudado este lunes la actividad en su planta de Almussafes (Valencia) de manera gradual con 4.400 trabajadores -de una plantilla de más de 7.000- y a un tercio de capacidad de producción.

De momento, la factoría valenciana funcionará a dos turnos y ensamblará así 500 vehículos por día, frente a los 1.640 que fabrica en condiciones normales. Ante la vuelta al trabajo, Ford España ha aplicado -desde este domingo a las 22.00 horas- un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causas organizativas y productivas. Afectará a 2.700 empleados en mayo, a 1.500 en junio y a cerca de 1.100 en julio.

"Para nosotros, lo más importante es la seguridad y la salud de los operarios, por lo que no hemos arrancado toda la producción a la vez, sino progresivamente durante las próximas semanas", ha señalado el director de fabricación de Ford España, Dionisio Campos.

Ante la vuelta al trabajo, se ha implementado una serie de estándares globales de Ford sobre distanciamiento social y acciones de salud y seguridad de los empleados en las instalaciones, como son el uso de mascarilla y un protector facial en áreas determinadas de manufactura.

Además, a todas las personas que entren en las instalaciones de la empresa se les comprobará la temperatura antes con un equipo de escaneo y la autoevaluación diaria online de salud que deben realizar. La empresa proporcionará a todos los empleados kits de protección personal con mascarillas, un termómetro reutilizable y otros artículos de higiene.

Por su parte, la planta de motores volverá a la actividad el 18 de mayo, dado que un 90% de su producción se exporta a Estados Unidos y allí las fábricas de automóviles todavía no han empezado su producción.

De este modo, la producción comienza a un nivel bajo, dando prioridad a los pedidos de vehículos ya vendidos a clientes por parte de los concesionarios, y se irá incrementando gradualmente durante los próximos meses antes de alcanzar la plena producción, previsiblemente tras el verano.

Los planes de producción tienen en cuenta la preparación de los proveedores, las restricciones de movimientos de cada país y, la reapertura de los puntos de venta de concesionarios Ford en los principales mercados, así como la demanda de los clientes.

Normas
Entra en El País para participar