Buffett, optimista sobre la recuperación: “Casi nada puede detener a EE UU”

Berkshire Hathaway sufre pérdidas récord por el desplome bursátil

Buffett, optimista sobre la recuperación: “Casi nada puede detener a EE UU” Ampliar foto

El multimillonario inversor Warren Buffett se mostró este sábado confiado en una recuperación de la economía estadounidense de la crisis del coronavirus, al subrayar que "básicamente nada puede detener a Estados Unidos".

El veterano inversor, de 89 años, abrió con ese mensaje optimista la reunión anual de su firma, Berkshire Hathaway, una cita que los mercados siguen siempre con mucha atención para conocer las habitualmente certeras previsiones de Buffett, que le han valido ser conocido como el oráculo de Omaha.

"El milagro estadounidense, la magia estadounidense, siempre ha prevalecido y lo volverá a hacer", dijo Buffett antes de lanzarse a un largo repaso histórico de las vicisitudes pasadas por el país y cómo su economía ha resurgido cada vez.

En esta ocasión, la habitualmente multitudinaria reunión y que con la fama ganada en los últimos años ha comenzado a apodarse como el "Woodstock de los capitalistas", se celebró por videoconferencia a causa de la pandemia.

Warren Buffet, antes de la junta de accionistas. ampliar foto
Warren Buffet, antes de la junta de accionistas.

En su discurso, Buffett subrayó que el virus plantea una situación difícil de evaluar, con un impacto económico que aún puede oscilar mucho dado el parón de la actividad, algo que no tiene paralelismos en la historia y que supone una coyuntura muy distinta a la crisis de 2008.

En todo caso, insistió en que si hay una lección que se puede extraer de dificultades anteriores, desde la guerra civil estadounidense a la Gran Depresión y otros acontecimientos, es que "nunca se debe apostar en contra de Estados Unidos".

"Y eso sigue siendo cierto ahora", recalcó Buffett, cuya compañía anunció unas horas antes unas pérdidas históricas de casi 50.000 millones de dólares (unos 45.067 millones de euros) en el primer trimestre del año, con sus inversiones duramente golpeadas por el desplome que la pandemia del coronavirus ha provocado en los mercados. La cifra contrasta con el beneficio neto de 21.661 millones de dólares que la compañía con sede en Omaha (Nebraska) había registrado en el mismo periodo del año anterior.

Las cuentas de Berkshire Hathaway son, desde 2018 especialmente volátiles por una norma contable que entró en vigor entonces y que obliga a incluir el cambio de valor de acciones que tiene en su poder, lo que dada la enorme cartera del fondo de Buffett provoca grandes movimientos en función del rumbo de los mercados.

Berkshire desinvierte en las cuatro grandes aerolíneas de EE UU

La crisis del coronavirus y el consiguiente desplome de las Bolsas han golpeado fuertemente a las inversiones en más de 90 negocios del gigante Berkshire Hathaway. Los resultados a marzo reflejan la citada pérdida neta de 49.750 millones al aflorar pérdidas latentes en participaciones por 55.500 millones de dólares, en comparación con las revalorizaciones declaradas entre enero y marzo de 2019 por 15.100 millones. El fondo valoró positivamente el alza del 6%, hasta los 5.871 millones de dólares, en la ganancia operativa.

Bank of America, Wells Fargo o American Express se encuentran entre las firmas que han lastrado a Berkshire, pero esta ha señalado con su decisión de venta al sector aéreo. En una decisión que hará tambalearse de nuevo a las castigadas aerolíneas, ha trascendido que Berkshire ha desinvertido en American Airlines, United, Southwest y Delta a lo largo del mes de abril. La entidad con sede en Omaha ha vendido acciones el mes pasado por 6.500 millones de dólares, la mayor parte correspondiente a estas aerolíneas.

Buffet ha reconocido como error la alta exposición al transporte aéreo, desde el año 2016, y afirmó a modo de despedida que “el mundo cambió para las aerolíneas, les deseo lo mejor”. Los paquetes de Berkshire en American Airlines, United, Southwest y Delta llegaron a estar valorados en 10.000 millones de dólares al cierre de 2019.

La caída de la demanda y las restricciones a la actividad también ha afectado al gigante ferroviario BNSF, ante el descenso del transporte de carga, y a las cadenas minoristas Candies, Nebraska Furniture Mart y See’s, seriamente afectadas por el cierre del comercio.

El multimillonario, conocido por saber aprovechar los momentos de crisis para hacerse con nuevos negocios e inversiones, ha mantenido por ahora una postura conservadora en la situación actual, manteniendo niveles récord de efectivo en la caja en vez de optar por grandes operaciones.

La posición de caja de Berkshire subió de 128.000 millones de dólares a 137.200 millones ante la falta de oportunidades. El conglomerado compró acciones en los tres primeros meses por 1.800 millones de dólares. Al respecto, explicó que aunque uno puede querer apostar por la economía estadounidense, es necesario hacerlo cuidadosamente porque nunca "nadie sabe lo que va a pasar mañana en el mercado".

Un momento de la junta de accionistas de Berkshire Hathaway. ampliar foto
Un momento de la junta de accionistas de Berkshire Hathaway.

Normas
Entra en El País para participar