Santander espera un fuerte crecimiento del crédito de empresas de abril a junio

Álvarez confía en que los grupos políticos puedan llegar a acuerdos para crear unos nuevos Pactos de la Moncloa

Creditos empresas
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez Álvarez. EFE/Rodrigo Jiménez/Archivo EFE

El consejero delegado de Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha reclamado al Gobierno que inicie la desescalada “cuanto antes”, aunque ha insistido que se haga en un entorno sanitario seguro.

El número dos del banco ha insistido en que hay que “recuperar el empleo, y para ello los empresarios son clave”. Insistió, de hecho, en la importancia de proteger a las empresas para garantizar el empleo y el crecimiento económico. Recordó que la crisis va a castigar a la renta de los hogares y a las empresas. "Hay que proteger las rentas de las familias, pero a partir de ahí tenemos que ayudar a empresas y empresarios, porque eso es lo que nos dará crecimiento del empleo y crecimiento económico y nos ayudará a superar esta difícil crisis", ha señalado.

Eso sí, ha evitado pronunciarse sobre la conveniencia de que la renta mínima que prepara el Ejecutivo deba ser temporal o permanente. En este escenario, el directivo confía en que las distintas formaciones políticas consigan llegar a un acuerdo relativo a unos nuevos Pactos de la Moncloa para superar la crisis del coronavirus lo antes posible.

Una de las palancas de ingresos para el banco este año será precisamente el crecimiento de los créditos a empresas, tras el desplome de las hipotecas y de los préstamos al consumo. En lo que va de año la caída del nuevo crédito hipotecario en España ha sido del 80%, y del 70% del de consumo, aunque en conjunto espera que entre el 15% al 20% del crédito hipotecario se vea afectado.

Respecto a los créditos a empresas con avales del ICO, el número dos de Santander ha recordado que el banco, con una cuota del 25% en pymes, ha consumido de los asignados de los 20.000 millones primeros aprobados por el Gobierno, y que se ampliaron a otros 20.000 millones días después. En conjunto, el Ejecutivo aprobado 100.000 millones para toda la pandemia.

"Nosotros hemos consumido lo asignado, tenemos demanda de este tipo de financiación y veremos, una vez que se libere el límite máximo que se aprobó, si es suficiente o no es suficiente, en este momento no lo sé. Lo importante es que se vaya liberando", ha explicado el consejero delegado quien espera que el crédito por parte de las empresas crezca de forma significativa en el segundo trimestre, debido a la demanda pendiente que tiene el banco.

Entre mitad de marzo y hasta el pasado 22 de abril, la entidad había distribuido 9.600 millones de euros de las líneas ICO, de los que 2.600 millones correspondió a grandes empresas y 7.000 millones a pymes y autónomos.

En cuanto a la moratoria hipotecaria y de consumo, Santander ha recibido en España 45.000 solicitudes de clientes para acogerse a la moratoria hipotecaria, el 8% de su cartera de préstamos para vivienda, y 46.000 peticiones de moratoria de consumo, el 9% de la cartera.

Pese a que considera que hay demasiadas incertidumbres en la actualidad para calcular qué puede pasar a finales de año en los ratios más destacados, Álvarez ha recalcado que el banco “no destruirá capital”, con lo que descarta que el grupo entre en pérdidas, aunque no ha facilitado una cifra de cuánto podría caer el beneficio este año.

Sí ha comentado que el banco maneja varios escenarios macro, que son muy similares a los realizados por el FMI (para España, caída del 8% del PIB y paro de cerca del 21% en el 2020), según explicó en la rueda de prensa virtual correspondiente a la presentación de resultados del primer trimestre del año, en los que el grupo ganó 331 millones de euros, con una caída del 82%, tras provisionar 1.600 millones de euros por la crisis del coronavirus.

Álvarez explicó que en estos escenarios, el banco prevé que “un aumento de los ratios de morosidad, que ya recoge las provisiones de 1.600 millones”. Aunque este colchón no se ha repartido por países, sino por segmentos de negocio del grupo.

Ahora el coste de riesgo del banco es del 100 puntos, y no espera que durante esta crisis sanitaria se eleve por encima de los 150, máximo que tocó en la crisis financiera- “Esperamos que sea de 140 puntos” aproximadamente.

El banquero descartó que se vayan a producir fusiones durante la crisis sanitaria. Ha asegurado que ahora ·toca gestionar un entorno extremadamente difícil y ver como ayudamos a las familias. También descartó ERTE o cierres en bloque de oficinas en esta época. Cree que la apuesta ganadora tras el desconfinamiento será oficinas combinada con un impulso de la digitalización, como se ha demostrado tras el éxito del teletrabajo.

Normas
Entra en El País para participar