Los bancos europeos pueden capear una deuda tóxica del triple de 2009

Tienen de media un colchón del 4,1% de su cartera de préstamos; Deutsche Bank es el que peor lo tiene

Los bancos europeos pueden capear una deuda tóxica del triple de 2009
EFE

Las crisis bancarias son difíciles de olvidar, pero las principales entidades europeas han llegado a esta crisis con colchones significativamente mayores que a la anterior. Según nuestros cálculos, deberían de tener capital para capear un pico de deuda incobrable casi tres veces mayor que el de 2009.

Los bancos están bajo presión por todos lados. Los grandes clientes ordeñan las líneas de crédito, y los Gobiernos quieren que ayuden a consumidores y pymes. Eso significa activos de mayor riesgo. Los ingresos sufren por los tipos bajos y las moratorias. Y los prestatarios tienen más problemas.

Los inversores están preocupados: los 25 mayores bancos europeos han perdido un 41% de su valor. El temor es que el agotamiento de las ratios de capital les obligue una vez más a emitir acciones, o a pedir rescates públicos.

Es demasiado pesimista. Los 25 grandes bancos cerraron 2019 con un CET1 medio del 14,3% de los activos ponderados por riesgo (RWA), 4 puntos sobre la ratio mínima media (tras incluir el alivio de los supervisores). Y la mayoría ha aplazado los dividendos.

Digamos que los activos ponderados por riesgo se disparan un 10% este año, cerca del nivel de los bancos de EE UU al final del primer trimestre. Asumamos que los beneficios de 2020, antes de cargos por deuda tóxica, caen un 10%. El banco promedio tendría un colchón sobrante equivalente al 4,1% del total de préstamos a finales de 2019: en 2009, la media de préstamos condonados fue del 1,4%, tres veces menos.

Hay mucha dispersión, eso sí. Pérdidas equivalentes al 1,9% de su cartera de préstamos podrían obligar a Deutsche Bank a recurrir a su colchón de conservación de capital (momento en el que los reguladores pueden obligar a suspender pagos de efectivo o a vender activos). Natixis podría capear un golpe del 8,5% antes de llegar a eso, porque tiene una cartera de préstamos relativamente pequeña.

Pero incluso en un escenario más severo, en el que los RWA crecen un quinto y las ganancias preprovisiones caen lo mismo, todos, salvo Deutsche, seguirían teniendo un colchón de más del 1,4%. Su umbral de dolor es tranquilizadoramente alto.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías