Porsche ofrece Carplay a todos los clientes de sus coches más antiguos

Porsche ofrece Carplay a todos los clientes de sus coches más antiguos

Se trata de módulos específicos adaptados a coches más veteranos.

Existen algunas marcas de coches cuyos modelos más veteranos son tan codiciados como los modernos, llegando en algunos casos a superar en precio a los que acaban de salir al mercado. Y Porsche es uno de esos fabricantes a los que les cuesta olvidarse de algunos modelos que hoy son auténticas joyas. ¿O no os lo parece un 911 Carrera de los años 80?

Pero claro, al margen de lo bien o mal conservado que esté, ¿cómo nos vamos a poner a conducir si no hay forma de conectar el móvil para llevar un sin manos medianamente inteligente? Así que tenemos que estar con esas cintas de casete que se conectan al puerto de los auriculares de nuestro móvil para escuchar música y las llamadas entrantes.

Se acabó el mundo analógico

Ese mundo analógico de los modelos más antiguos disponía de radio AM/FM, lector de casete y, como mucho, algún que otro dispositivo para CD (Compact Disc) a principios de los 90, pero poco más. Cualquier conexión con el coche pasaba por un cable. Nada era inalámbrico. Por suerte, Porsche ha desarrollado toda una gama de modelos de infotainment con Carplay de Apple dedicados exclusivamente a esos modelos que ya están entrados en años.

Infotainment Carplay de Porsche.
Infotainment Carplay de Porsche.

Este nuevo equipamiento para coches más veteranos se llama Porsche Classic Communication Management y trae todos los estándares digitales de comunicación que podáis imaginar: desde Carplay con bluetooth y DAB+, hasta una pantalla táctil conectada donde podremos llevar millones de canciones gracias al servicio de streaming al que estemos suscritos, así como los últimos mapas actualizados dentro de la app de Google.

Infotainment Carplay de Porsche.
Infotainment Carplay de Porsche.

Eso sí, dependiendo del espacio que tengamos para instalar uno de estos equipos, la pantalla de Carplay será más o menos grande, con opciones que van desde las 3,6 hasta las seis pulgadas, con ranura para llaves USB e incluso tarjetas SD. Es decir, que con un simple cambio conseguimos actualizar nuestro coche entre dos, tres, cuatro o más décadas sin despeinarnos.

Bueno, cuando decimos despeinarnos, lo comentamos porque la instalación no es nada complicada. Si habéis cambiado alguna vez un aparato de radiocasete de un coche (de los años 70, 80, 90o anteriores, sobre todo), recordaréis que con un simple cable lo conectáis todo. Ahora bien, otra cosa es el precio, porque estos dependen del modelo que tengáis. Y eso incluye clásicos de la marca desde los años 60: por ejemplo un 911 o los 993, 924, 944, 968 y 928. Para estos modelos, tener Carplay os va a costar unos 1.439,99 euros, aunque luego tenéis extras que podéis ir añadiendo a ese precio. Como veis, nunca es tarde para darle este toque de tecnología a nuestro coche, por muchos años que tenga. 

Normas
Entra en El País para participar