Criteria se abre a vender parte de su cartera para blindarse ante el Covid-19

Descarta suspender el dividendo, clave para financiar la obra social de La Caixa; Fitch cree que con su liquidez actual tiene para resistir al menos hasta 2022

Edificio de Criteria en Barcelona.
Edificio de Criteria en Barcelona.

Criteria, el holding que gestiona el patrimonio de La Caixa y que alimenta su obra social, está en guardia ante el Covid-19. Su posición de liquidez es sólida, pero el grupo se abre a vender parte de su cartera de participaciones si la pandemia se recrudece, según un folleto registrado en la CNMV. El grupo descarta suspender el dividendo, un elemento crucial para financiar la obra social de la fundación.

El dueño del 40% de CaixaBank reconoce que sus fuentes de ingresos pueden verse afectadas por la crisis económica. La mayor parte de ellos proviene de las compañías en las que participa, y la entidad financiera que preside Jordi Gual ya ha recortado un 53% la remuneración que pagó el 15 de abril, hasta 0,07 euros por acción. Y para 2020 reducirá el porcentaje de los beneficios que reparta al 30% desde el 50% inicialmente previsto.

“Criteria puede tener un mayor riesgo de liquidez (por ejemplo, como consecuencia de cualquier restricción en la distribución de los dividendos que puedan acordar sus participadas)”, advierte en el documento. Además de la de CaixaBank, Criteria tiene posiciones relevantes en otras entidades financieras –Inbursa y Bank of East Asia (BEA)–, que previsiblemente recortarán su retribución. Al margen del sector bancario, el resto de las empresas en las que invierte (véase información adjunta) no ha acordado ningún recorte de dividendos. Al menos, de momento.

En todo caso, Criteria destaca que cuenta con escudos para hacer frente a posibles perturbaciones. Entre estas murallas protectoras está la posibilidad de vender una parte de su cartera de inversiones. Su liquidez es máxima puesto que alrededor del 80% está en Bolsa. Es decir, solo tiene que darle a un botón e ingresar el dinero contante y sonante. Sin embargo, fuentes conocedoras de la situación interna del grupo aseguran que este escenario de ventas no se prevé a corto plazo.

El dividendo de Criteria, que va a parar a la fundación La Caixa, se mantendrá, debido a que es la fórmula de financiación de la obra social, que destinó a sus actividades 545 millones de euros el año pasado. En 2019, el holding entregó a su único accionista 420 millones de euros en dividendos.

Ingresos

Fitch rebajó la perspectiva del holding a negativa desde estable el martes 21 de abril y mantuvo su rating en BBB+, tres escalones por encima de la nota que marca el inicio del grado especulativo: BB+. Pero, al mismo tiempo, el informe se deshace en elogios hacia su balance, del que destaca el “fuerte” colchón de liquidez. Resalta que Criteria ya ha cobrado el 57% de los dividendos que tenía previstos para este año de sus participadas y que contaba con líneas de crédito sin disponer por 900 millones a cierre del año pasado.

El actual balance despeja las incertidumbres de Fitch sobre la liquidez de la firma al menos hasta abril de 2022, mes en que debe afrontar el pago de bonos por 1.000 millones. Pese a la solidez de la posición de efectivo, Fitch calcula que los ingresos por dividendos caerán este ejercicio alrededor de un 30% respecto a sus previsiones iniciales, hasta los 590 millones. La agencia de calificación considera que la evolución del dividendo de CaixaBank será clave para la nota del grupo. Para 2021, Fitch prevé que los ingresos por dividendos del grupo toquen suelo. Pero admite que se puede equivocar, de ahí la perspectiva negativa.

Normas
Entra en El País para participar