El Ibex se apoya en Wall Street y el petróleo para poner fin a las caídas

La Bolsa española suma un 1,28% y recupera los 6.700

Ibex 35
Operador de la Bolsa de Corea AP

La recuperación del petróleo sirvió de revulsivo a las Bolsas. Aunque las incertidumbres siguen siendo muy elevadas, los inversores optaron por ver el lado bueno de las cosas y dieron rienda suelta a las compras. Después del castigo sufrido el martes por la renta variable europea y estadounidense, la recuperación ganó la partida. El Ibex 35 puso freno a dos sesiones consecutivas a la baja y cerró con una subida del 1,28% que le sirvió para recuperar los 6.700 puntos.

Ence volvió una jornada más a colarse entre los valores más alcistas. La papelera sumó su cuarta sesión consecutiva al alza con una subida del 6%. Le siguió MásMóvil (5,76%) que contó con el respaldo de Kepler que eleva su recomendación a mantener y fija como precio objetivo los 17 euros. Es decir, le otorga un potencial del 6,4%. ArcelorMittal fue el tercer valor más alcista (5,38%) aupado por la mayor estabilidad en el mercado de las materias primas. Repsol, un valor muy castigado en las últimas sesiones avanzó un 1,59% animado por la recuperación de los precios del crudo.

Hoy se sumaron a los ascensos la banca. BBVA avanzó un 4,28%; Bankinter, un 3,67%; Santander, un 2,88% mientras Bankia y Sabadell sumaron un 2,86% y 2,06%, respetivamente. Solo CaixaBank se desmarcó de esta corriente y cedió un 1%. No obstante fueron los descensos de Grifols (-3%) y Meliá (-1,96%) los más acusados. A ellos se suman Inditex que perdió un 1,44% después de que Alphavalue le recortara la recomendación a reducir.

Pero este tono positivo no significa que el panorama haya cambiado. Por delante quedan muchos flecos sueltos pendientes de solución. El más inmediato es la cumbre europea que se celebra este jueves y en la que los líderes europeos intentarán llegar a un acuerdo sobre las medidas a aplicar para financiar los proyectos de apoyo a las economías en el entorno actual de crisis. La desconfianza de los inversores es muy elevada vistos los problemas del Eurogrupo en las últimas semanas y que ha impedido la aprobación de la emisión de coronabonos, una de las medidas que reclamaban España e Italia, pero que ha encontrado una férrea oposición de países como Alemania y Holanda. Esta falta de confianza en las instituciones europeas para sacar adelante las medidas se está dejando sentir con fuerza en las últimas jornadas en la renta fija, especialmente en la de los países de la periferia.

El rendimiento de la deuda italiana a 10 años prosigue su escalada alcista y se afianza por encima del 2%, barrera que conquistó ayer. A pesar de ello, el bono transalpino cerró ligeramente por debajo pasando del 2,16% de ayer al 2% de hoy.  En una jornada en la que el Tesoro ha procedido al adelanto de la emisión sindicada que realiza cada mes de junio, la rentabilidad del bono español con vencimiento en 2030 sube al 1,14% desde el 1% de ayer. Estos ascensos se trasladan de manera directa a las primas de riesgo. La española sube siete puntos básicos hasta los 155, máximos de junio de 2016, y la italiana cae 15 puntos hasta los 248. En las próximas jornadas los inversores seguirán muy de cerca la evolución de la renta fija transalpina a la espera de conocer la decisión de S&P que el viernes procederá a la revisión de la nota del país. A día de hoy se sitúa dos escalones por encima del bono basura, pero los inversores empiezan a descontar que pierda el grado de inversión como consecuencia del deterioro económico que ha traído consigo el cierre de la economía.

Son precisamente las esperanzas en la apertura de las economías lo que contribuye a la mejora de las Bolsas. Los principales índices europeos, que el martes acusaron el colapso del mercado del crudo, se sumaron a la tendencia alcista. El Dax alemán avanzó un 1,61%, el Cac francés, un 1,25%; el FTSE británico, un 2,3% y el Mib italiano, un 1,9%.Este miércoles todos los sectores cerraron con ascensos. El del gas y el petróleo fue el más alcista (4,74%) juntos al de recursos básicos (3,65%), el tecnológico (2,86%) y el bancario (2,64%). Los más rezagados fueron el inmobiliario (0,45%) y el de seguros (0,7%).

Todo ello en una jornada en la que la referencia macroeconómica ha corrido a cargo de la confianza de los consumidores de la zona euro que en abril cayó a su nivel más bajo desde marzo de 2009: -22,7 puntos frente a los -11,6 de febrero. Este indicador es un reflejo más de las consecuencias del confinamiento y paralización de las economías.

Wall Street también se sumó a los ascensos y al cierre de la sesión el Dow Jones recogía una ganancia del 2%. A la recuperación del mercado del crudo se sumó también el plan que estudia el Ejecutivo para ayudar a las petroleras en problemas y el nuevo estímulo por valor de 480.000 millones de dólares dirigido a las pequeñas empresas y hospitales para hacer frente a la crisis sanitaria.

E

Normas
Entra en El País para participar