La caída del petróleo lleva a los ETF de crudo a hacer contorsionismo

La agencia Interactive Brokers sufre unas pérdidas de 88 millones de dólares

Un panel con los precios de gasolina y diésel, en una gasolinera de Sidney, Australia.
Un panel con los precios de gasolina y diésel, en una gasolinera de Sidney, Australia.

Los fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) son instrumentos negociables que replican la evolución de un índice, como el el S&P 500 o el Ibex, o de un activo. Algunos de estos vehículos pasivos siguen la evolución del precio del petróleo. Sin embargo, con el desplome de los contratos de futuro sobre el barril de Texas, los gestores han tenido que quitar el piloto automático y empezar a introducir cambios en los activos subyacentes, para que el ETF no se esfumara.

El caso más llamativo es The United State Oil Fund, un ETF muy popular en Estados Unidos entre los inversores minoristas, y el mayor vehículo de gestión pasiva sobre una materia prima. Cuando el lunes los contratos de futuros sobre el West Texas entraron en terreno negativo (cayeron hasta -38 dólares por barril), los gestores revisaron el funcionamiento del ETF. El principal, referenciar el precio a seguir a los contratos de futuros de varios meses, no solo del próximo mes.

Este fondo había perdido dos tercios de su valor en tan solo dos sesiones. El episodio ha mostrado cómo productos aparentemente simples para apostar por el precio de una materia prima puede complicarse rápidamente, particularmente cuando instrumentos como los futuros de crudo y los ETF interactúan.

Alrededor de 3.300 millones de dólares de valor siguen en riesgo en un producto del mercado de valores que, en una búsqueda de su salvación, está haciendo ajustes sobre la marcha a las reglas que la han guiado durante años.

"La mayoría de los inversores minoristas en este producto probablemente no tenía ni idea de cuáles son estos matices", ha explicado a Bloomberg Ben Johnson, co-director de la investigación de estrategia pasiva de Morningstar, la mayor firma de análisis de fondos del mundo.

El último ejemplo de hasta donde han llegado el terremoto de la caída de los contratos petroleros se ha producido en Hong Kong. El Samsung S&P GSCI Crude Oil ER Futures ETF, que llegó a tener 500 millones de dólares de activos el 20 de abril, ha perdido la mitad de su valor en la sesión de hoy.

Samsung Asset Management, que gestiona el ETF dijo ayer en una presentación que el fondo se venderá todas sus posesiones de contratos petroleros de junio y comprará contratos de septiembre contratos. También advirtió que en el "peor de los casos", el valor del activo neto del fondo puede caer a cero y los inversores pueden sufrir una pérdida total de sus inversiones.

"El ETF se ha desmarcado mucho de su índice de referencia, tras fijar como referencia los futuros de septiembre, en lugar de los de junio", explica Castor Pang, jefe de investigación en el Core Pacific-Yamaichi International Hong Kong. "El valor del ETF se evapora a más de la mitad porque la caída de los futuros del petróleo".


Interactive Broker

No solo los fondos cotizados están teniendo que hacer contorsionismo para encajar el desplome de los contratos de futuros sobre el petróleo. La agencia de valores Interactive Broker ha reconocido unas pérdidas por valor de 88 millones de euros (81 millones de euros) por este motivo.

En un comunicado, la firma explica que había algunos de sus clientes que habían tomado posiciones sobre futuros del barril West Texas (que el lulnes se desplomaron a -38 dólares) y que no contaban con efectivo suficiente en sus cuentas para hacer frente a esos números rojos. Para poder cumplir con sus compromisos con las cámaras de compensación de valores, Interactive Brokers ha tenido que cubrir con sus propios recursos las pérdidas de sus clientes.

Normas
Entra en El País para participar