Riesgo garantiza en Alu Ibérica el empleo e inversiones de 250 millones

Aportación "inmediata" de 20 millones para mejorar las instalaciones

Fabrica de Alu Ibérica en Avilés (Asturias).
Fabrica de Alu Ibérica en Avilés (Asturias).

Grupo Riesgo comienza a desvelar sus planes para Alu Ibérica, su nueva filial tras la compra de las fábricas de aluminio de A Coruña y Avilés (Asturias) al fondo suizo Parter. En su primer comunicado como accionista mayoritario, Riesgo quiso lanzar un "mensaje de confianza a trabajadores e instituciones".

Sus responsables anunciaron que "venimos para quedarnos, mantendremos los puestos de trabajo (más de 600 empleos) y vamos a impulsar el negocio para convertirlo en la referencia industrial del aluminio en el sur de Europa". Riesgo ya pujó en su día por Alu Ibérica, cuando la multinacional Alcoa la puso a la venta, aunque finalmente optó por la oferta de Parter.

Riesgo ha puesto sobre la mesa un plan de inversiones de 250 millones a cinco años, con un desembolso "inmediato" de 20 millones para la puesta a punto de las instalaciones de Galicia y Asturias. Al frente del proyecto, Riesgo pondrá un equipo de gestores con trayectoria profesional en el sector industrial y que son conocidos en ambas comunidades.

El nuevo inversor reclama la confianza de los sindicatos en su proyecto, que deja atrás la etapa de Parter, que estuvo apenas nueve meses al frente de Alu Ibérica.

Para garantizar su futuro, desde Riesgo reclaman un marco regulatorio estable porque el fabricante de aluminio es uno de los mayores consumidores de electricidad de España.

Riesgo inició su andadura industrial en California (Estados Unidos) en 2008. Está integrado por diez filiales, 75 trabajadores y más de 10.000 clientes. Factura 200 millones al año. Está presente en los sectores farmacéutico, químico, logístico y energético. Con sede en Madrid, su asesor legal es Ackermann and Schwartz Attorneys at Law.

Normas
Entra en El País para participar