Escrivá dice que el 70% de los empleos destruidos desde el 14 de marzo eran temporales

Avanza que la Seguridad Social ha ganado 42.000 cotizantes en los últimos dos días y que unos dos millones de afectados por ERTE ya tienen resuesto su expediente

José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.
José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Desde que se inició el estado de alarma para hacer frente a la pandemia del Covid-19 la Seguridad Social ha perdido unos 950.000 cotizantes, de los cuales aproximadamente el 70% (poco más de 650.000) tenían contratos temporales, según las cifras de afiliación actualizadas hasta ayer facilitadas hoy por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, que ha comparecido a petición propia en el Congreso de los Diputados.

Estos datos indican que la parálisis económica causada por la crisis sanitaria se ha llevado por delante el 15% de todo el empleo temporal que exitía en el mercado laboral español y el 2% de los puestos de trabajo indefinidos. "Esto pone de manifiesto la enorme disfuncionalidad del mercado laboral español, donde una vez más, ante una crisis, el ajuste termina siendo a través de los trabajadores más precarios", se ha lamentado el ministro.

Según ha explicado Escrivá, el grueso de la destrucción de empleo se produjo entre el día 12 de marzo (cuando se ordenó el cierre de los colegios) y el 24 de marzo, momento en el que se empezaron a conocer más medidas de protección al empleo y las rentas. De hecho, ha avanzado que desde que se inició el mes de abril "el mercado laboral se ha ido estabilizando" y en los dos últimos días la Seguridad Social ha ganado 42.000 nuevos trabajadores.

Además, ha incidido en que esta tendencia a la estabilización en el mercado laboral es común a toda la geografía española, si bien hay ocho provincias donde incluso crece la afiliación en la primera mitad de abril (Badajoz, Huelva, Cádiz, Murcia, Albacete, Baleares, Huesca y Tarragona).

La destrucción de empleo se ha cebado fundamentalmente en tres sectores, ha indicado: la construcción, que con una caída de unos 150.000 empleos, se ha destruido el 17% de los puestos de trabajo de estas actividades; la hostelería, que ha perdido entre el 12% y el 13% de sus ocupados, con 166.000 trabajdores menos; y las actividades artísticas y de ocio, que ha destruido otro 12% de sus empleados. 

Otro de los datos que ha facilitado hoy Escrivá es que los trabajadores afectados por Expedientes de regulación de empleo (ERTE) llegarán a los cuatro millones --el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ya ha cifrado estos afectados en 3,9 millones esta misma mañana-- y que el 50% de ellos ya se ha resuelto por la autoridad administrativa y que, por lo tanto, las empresas empleadoras ya se benefician de la exoneración del pago de las cotizaciones a la Seguridad Social que llevan aparejados estos ajustes temporales de empleo.

Según esto, habría cerca de dos millones de trabajadores afectados por ERTE a los que ya se les ha reconocido la prestación y o bien ya la han cobrado en abril o la recibirán a lo largo de los primeros diez días de mayo. En este punto, ha felicitado a los trabajadores del Servicio Público de Empleo (SEPE) asegurando que se resuelven las solitudes de 200.000 casos cada día.

Escrivá ha hecho un repaso de las medidas tomadas por su departamento para paliar los efectos de la crisis sanitaria asegurando que dichos beneficios "están teniendo efecto" porque desde finales de marzo las empresas ya no recurren masivamente a los despidos ni a las finalizaciones de contrato. Entre estas medidas indicó también que se han presentado 950.000 solicitudes de la prestación extraordinaria por cese de actividad de los trabajadores autónomos, de los que ya se han resuelto 800.000 (el 97% de manera favorable).

Asimismo, ha informado de que su Departamento está ultimando la orden ministerial que determinará qué sectores podrán beneficiarse de la moratoria de pago de las cotizaciones a la Seguridad Social entre mayo y junio, que se devolverá a partir de entonces sin recargos y recordó que las empresas que no puedan beneficiarse de esta medida podrán aplazar sus pagos con un interés del 0,5%, "siete veces inferior al tipo de interés habitual para estos recargos". De hecho, hasta ayer, ha facilitado el dato de que 92.000 empresas (el 30% de ellas autónomos) ya han solicitado estos aplazamientos, si bien no ha precisado qué cuantía de ingresos de la Seguridad Social ha quedado aplazada.

En total, sumando los cuatro millones que se verán "beneficiados" por un ERTE; 1,4 millones de autónomos a los que calculan que llegará la prestación extraordinaria por cese de actividad; los 900.000 trabajadores temporales que ha perdido su empleo o se espera que finalice y cobrarán la prestación (incluidos los que no tenían derecho pero se les ha reconocido por la crisis); y los casi dos millones de beneficiarios de prestaciones por desempleo que ya existían antes de la parálisis económica, resulta una cantidad que ronda los 8 millones de trabajadores con sus rentas protegidas. Esto significa que un tercio de la población activa está actualmente siendo beneficiario de algún tipo de garantías públicas de rentas, ha concluido Escrivá.

Normas
Entra en El País para participar