Cuentas empresariales

La temporada de resultados de EE UU anticipa el peor trimestre desde 2009

Se prevén caídas de las ganancias superiores al 11%

Operadores en la Bolsa de EE UU
Operadores en la Bolsa de EE UU AFP

La temporada de resultados en EE UU se convierte en el termómetro perfecto para conocer el impacto del coronavirus en las cuentas de las empresas. Después de trimestres en los que el alza de los beneficios empresariales ha sido uno de los revulsivos para las subidas de la Bolsa estadounidense, ahora se teme que la caída de las ganancias e ingresos aceleren la corrección en la renta variable. Las encargadas de dar el pistoletazo de salida a la presentación de las cuentas empresariales fueron ayer Johnson & Johnson y los bancos JP Morgan y Wells Fargo. Todavía es pronto para sacar conclusiones sobre las consecuencias del Covid 19, pero los analistas se han apresurado a actualizar sus previsiones y la rebaja de los beneficios por acción es la tendencia imperante.

Según cálculos de FactSet recopilados por Link Securities, el beneficio por acción de las compañías del S&P 500 caerá un 10% de media en el primer trimestre del ejercicio, el mayor recorte desde el tercer trimestre de 2009. Algo más pesimistas se muestran los expertos consultados por Bloomberg que creen que la caída superará el 11%. Pero más allá de las cifras los inversores mirarán con lupa las previsiones para el conjunto del año. “El intentar proyectar los resultados de la gran mayoría de las cotizadas en los trimestres venideros es, a día de hoy, una auténtica quimera ya que la mayoría de las compañías no tienen ninguna visibilidad sobre cómo van a evolucionar sus negocios en los próximos meses”, señala Juan José Fernández Figares, director de análisis de Link Securities. El experto espera, no obstante, que los gestores de las empresas sean muy conservadores pues la incertidumbre sigue siendo muy elevada.

Irene Lauro, economista de Schroders, señala que las empresas ya han empezado a emitir profit warnings y han reducido sus previsiones por el brote de coronavirus. Desde la gestora creen que “es muy probable que se produzca un nuevo descenso de los beneficios empresariales, dado el impacto de la pandemia del coronavirus. De manera, que los beneficios empresariales se verían deteriorados este año”. Aunque las miradas están puestas ahora en el balance de los tres primeros meses de 2020, la experta aconseja prudencia de cara a los próximos trimestres pues prevén que los beneficios sigan empeorando. En el segundo trimestre el escenario base con el que trabajan desde la firma apunta a una caída del beneficio antes de impuestos superior al 60%. Para el conjunto del año el recorte sería del 16,1% interanual, lo que se traducirá en un deterioro significativo de los beneficios de explotación por acción del S&P 500 de hasta el un 14,4% para el conjunto del ejercicio.

Sería ya en 2021 cuando la mejora de los resultados volverían a primera línea de fuego. Las estimaciones manejadas por el mercado apuntan a una recuperación en V. Si esto se produce las previsiones con las que trabaja Lauro apuntan a un crecimiento de los beneficios del 47% interanual el próximo año.

Las provisiones castigan a los bancos

El sector financiero estadounidense será uno de los más perjudicados por la crisis del coronavirus. La publicación de las cuentas ayer de JP Morgan y Wells Fargo fueron una muestra. Después de años en los que las entidades han disfrutado las mieles de la subida de tipos, ahora la crisis sanitaria que azota al planeta se convierten en el caballo de batalla. Las provisiones de 8.290 millones de dólares para hacer frente al nuevo escenario llevan a JP Morgan a cerrar el primer trimestre con una rebaja de los beneficios del 68%, hasta los 2.870 millones de dólares. Por su parte, Wells Fargo redujo un 89% su resultado (653 millones de dólares).

Johnson & Johnson sube un 54% su beneficio pero revisa a la baja sus previsiones para 2020.

Normas
Entra en El País para participar