Sánchez cifra sus medidas en 128.000 millones y cita a la oposición para un gran pacto

"Estoy convencido de que dentro de 15 días tendré que volver a esta Cámara a prorrogar el estado de alarma", ha asegurado

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izquierda, abajo); el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (segundo por la izquierda, abajo), yel líder de la oposición, Pablo Casado (enfrente, de espaldas) en el Congreso de los Diputados.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (izquierda, abajo); el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias (segundo por la izquierda, abajo), yel líder de la oposición, Pablo Casado (enfrente, de espaldas) en el Congreso de los Diputados.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en su intervención en el pleno del Congreso para pedir la prórroga del estado de alarma, ha señalado que se comienza a “ver el final del camino” aunque ha advertido que “no podemos bajar la guardia” puesto que hay que consolidar todo lo que se ha conseguido en estas semanas de confinamiento.

Sánchez ha apuntado que España ya ha alcanzado el pico de contagios y que se “empieza a doblegar la curva”, aunque el regreso a la normalidad será progresivo y adaptado a la evolución de la pandemia. Aun así, ha asegurado que no se sabe qué normalidad se va a recuperar, puesto que “habrá que reformular nuestra forma de vivir”, en términos económicos y sociales.

El Gobierno ha cuantificado en 128.288 millones de euros el impacto económico de todas las medidas adoptadas ante la emergencia provocada por la expansión del virus Covid-19. De todas ellas, 119.000 millones de euros se dirigen a medidas económicas, 4.600 millones a cuestiones sanitarias, 3.400 millones a medidas laborales y más de 1.100 millones a medidas de carácter social. Pedro Sánchez ha asegurado que se trata de "la mayor movilización de recursos públicos de la historia democrática".

Asimismo, Sánchez ha apuntado que ante una amenaza mundial como es la epidemia del coronavirus, es “evidente” que el mundo ha llegado tarde. “Todos hemos llegado tarde y España no es una excepción”, ha apuntado, aunque ha puesto en valor la velocidad en la que el Gobierno tomó medidas: “Toda Europa llego tarde pero España actuó antes”.

Plan de desescalada

El presidente ha anunciado que se está preparando, junto a un equipo multidisciplinar, un plan de desescalada que permita la reactivación progresiva de la sociedad a través de posibles medidas individuales y colectivas. Ha explicado que las medidas serán tanto de higiene como sanitarias de detección y atención a las personas afectadas. También ha señalado que se pondrán en marcha iniciativas relativas al ámbito tecnológico de control y seguimiento.

En el marco de este plan, los científicos han establecido varios marcadores que fijarán el ritmo de retorno a la normalidad. “Cada avance semanal que arrojen estos marcadores hará posible la apertura de espacios y el avance hacia la normalidad. Una nueva normalidad que será plena cuando el mundo disponga de una vacuna eficaz para el COVID-19”, ha explicado.

Asimismo, Sánchez ha asegurado estar "convencido" de que en 15 días tendrá que volver a comparecer en el Congreso de los Diputados para solicitar la autorización para una nueva prórroga del estado de alarma en España.

Aseguró que prefiere acudir cada 15 días al Congreso para pedir su autorización ya que si demandase una prórroga de un mes se encontraría con las críticas de la oposición acusándole de "saltarse el Parlamento". En este contexto, consideró que deberá someterse de nuevo a este trámite porque "evidentemente no habremos puesto fin a la pandemia".

Primera reunión para el pacto político

Por otro lado, Sánchez ha convocado a los partidos a una reunión la semana que viene para evaluar la posibilidad de ir ahormando un gran acuerdo de país como el de los Pactos de la Moncloa que permita hacer frente a la crisis económica y social que llegará como consecuencia de la pandemia.

“La próxima semana convoco a una primera reunión a todas las fuerzas políticas que quieran participar en el gran acuerdo social para la reconstrucción del país, integraremos a los agentes sociales y a las fuerzas políticas que estén dispuestas a arrimar el hombro, llamo a todos a los pactos”, ha anunciado.

El jefe del Ejecutivo ha solicitado a la oposición en reiteradas ocasiones en su primera intervención "unidad y lealtad" y ha reclamado al principal partido de la oposición, PP, que aprenda de la responsabilidad que está demostrando a su juicio, la oposición de derechas portuguesa o el nuevo líder laborista británico, que han ofrecido su apoyo sin reservas al Gobierno.

Posiciones de los grupos

El líder del PP, Pablo Casado, como respuesta a los pactos políticos, económicos y sociales que propone Sánchez, ha asegurado que no le parece sincera la "repentina vocación pactista" del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, porque considera que es para "tapar" su “fracaso” ante la crisis del coronavirus. Sin embargo, ha confirmado su apoyo al decreto que aprueba la prórroga del estado de alarma.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha señalado que no participará en la reedición de los Pactos de la Moncloa y ha pedido la dimisión del presidente del Gobierno y del vicepresidente de Derechos Sociales, Pablo Iglesias, asegurando que su formación no será "cómplice" de su gestión, rechazando sumarse a cualquier pacto para paliar las consecuencias de la pandemia, incluido el de la prórroga del estado de alarma.

Unidas Podemos ha acusado a Vox de estar incitando al "odio" y lanzando "bulos", mientras que al PP le ha reprochado estar solo trabajando por la "hegemonía" de la derecha e incluso de estar "fuera de la Constitución" al igual, según ha dicho, que en 1977.

El portavoz de Esquerra Republicana (ERC) en el Congreso, Gabriel Rufián, ha declinado la oferta del Gobierno de alcanzar unos pactos políticos sin haber logrado antes un pacto en la Unión Europea y así como unos pactos en comunidades como el País Vasco o Cataluña. Asimismo, su grupo ha confirmado su abstención en la votación del decreto que prorroga el estado de alarma.

Más País, BNG y EH Bildu han coincidido en reclamar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que no se permita reiniciar las actividades no esenciales a partir de este lunes porque puede suponer una vuelta atrás en la lucha contra la pandemia.

Ambos partidos del Grupo Plural han anunciado su votación favorable a la prórroga, mientras que la formación independentista vasca opta por la abstención.

El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, ha arremetido duramente contra la oposición de derechas y ha aceptado la propuesta del Gobierno de acudir a un espacio de diálogo. Votará sí a la prórroga, al igual que el PNV que también se ha abierto a los pactos que propone Sánchez, pero exigiendo respeto a los gobiernos autonómicos.

Por su parte, Ciudadanos ha apoyado el decreto y se ha desmarcado de la posición de los partidos de derecha y ultraderecha y le ha transmitido a Sánchez el respaldo del grupo, aunque también le ha advertido que "no es un cheque en blanco" y que si no cumple los compromisos adquiridos con el partido naranja no apoyarán al Ejecutivo.

Del Grupo Mixto: UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria han expresado su apoyo a la prórroga del estado de alarma decretado por la crisis del coronavirus, pero lo han hecho censurando la gestión del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos. También la plataforma Teruel Existe ha apoyado la ampliación del confinamiento, pero en su caso evitando la crítica. La CUP, por su parte, ha anunciado que votará no y ha lamentado que se acabe el confinamiento obligatorio para sectores no esenciales.

Normas
Entra en El País para participar