La deuda tóxica de Swedbank lanza una advertencia aterradora

Sus cargos por esa partida se multiplicaron por diez en el primer trimestre respecto al año anterior

Edificio de Swedbank en Tallín (Estonia).
Edificio de Swedbank en Tallín (Estonia). REUTERS

Los bancos europeos saben que se avecina una ola de deudas incobrables, pero no pueden decir cómo será de grande. El sueco Swedbank ha dado un dato aterrador. El miércoles anunció que los cargos por deuda tóxica serían unos 200 millones de euros en el primer trimestre, diez veces más que en 2019. Anualizados y expresados como porcentaje de la cartera de préstamos del banco, es un cargo equivalente al 0,5% del total, frente al 0,09% del año pasado. Significa que las pérdidas, en relación con el tamaño de la cartera, pueden ser 5,6 veces más altas.

Un aumento equivalente entre los 25 mayores valores del índice Stoxx Europe 600 Banks acabaría con los beneficios que habían apuntado los analistas para 2020. Ese grupo sufrió 37.000 millones en deterioros de préstamos en 2019, respecto a una cartera de 9 billones: es decir, pérdidas del 0,4%. Multiplicadas por 5,6, serían el 2,2% de los préstamos, o 207.000 millones de euros. Es un 20% más que el beneficio agregado antes de impuestos y provisiones para préstamos incobrables que esperaban los analistas para este año, según Refinitiv.

Bancos como UBS, con carteras de crédito más pequeñas y más ingresos por comisiones, quedarían indemnes en comparación. Sin embargo, Suecia ha sido relativamente laxa con la cuarentena, lo que implica que las pérdidas podrían ser peores para bancos con grandes carteras de préstamos italianos o españoles. Muchos de los pares europeos de Swedbank pueden enfrentarse a impactos aún más grandes.

Hay otras señales preocupantes. Las pérdidas de préstamos de Swedbank se beneficiaron de un cierto margen de maniobra contable concedido a los bancos: las vacaciones de pago no se trataron como activadores automáticos de provisiones. Así que pueden estar acechando más pérdidas. Y el primer trimestre incluyó solo un mes más o menos de la propagación del virus por Europa, lo que implica que el resto del año podría ser peor. El Stoxx Europe 600 Banks ha caído un 40% en el año. Cualquier recuperación parece muy lejos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías